Los trucos que no sabías que necesitabas para preparar unas salchichas perfectas

Puedes encontrarlas de diversas carnes, formas y además puedes prepararlas de diversas formas. Las salchichas son un plato de lo más versátil y te enseñamos a prepararlas como una experta.

Es uno de esos platos de siempre que posiblemente te haya acompañado a lo largo de tu vida, ya que es tan habitual que lo consuman tanto niños como personas adultas. Nos referimos a las salchichas. Puedes encontrarlas de cerdo, de pollo, de pavo e incluso otras carnes más originales como el cordero o el conejo (sí, sí, existen).Y para quienes sigan un régimen alimenticio vegetariano o vegano, también existen versiones veggie, como las salchichas de tofu

Las salchichas suelen estar hechas de carne de cerdo picada (aunque como hemos mencionado anteriormente, puedes encontrarlas de todo tipo). Se agrega sal para darle sabor y ayudar a conservar la carne. A menudo también contienen un ingrediente de relleno y aglutinante, una especie de pan rallado muy fino y seco y se usa para ayudar a unir los ingredientes y evitar que la carne se seque al absorber la grasa mientras se cocina.

A veces se agregan condimentos, especias y hierbas para darles un sabor extra y hacerlas más sabrosas. También se pueden agregar pequeños trozos de manzana cocida, cebolla caramelizada u otros ingredientes que combinen bien con la carne para crear contrastes interesantes. El ‘relleno’ se encuentra dentro de una tripa fina comestible, que bien puede estar elaborada con el intestino del propio animal o es sintética. Y aunque quizá no lo sabías, existen numerosas variedades, como la Cumberland (salchicha de cerdo hecha en espiral con especias que pueden incluir pimienta blanca, pimienta negra, salvia, tomillo, nuez moscada y cayena) o la Toulouse (salchicha de cerdo originaria de Francia elaborada con vino tinto y ajo, y a veces con ingredientes adicionales como tocino y tomillo).

Este preparado de carne resulta fácil de cocinar y es un alimento básico y muy útil. Sin embargo, deben cocinarse adecuadamente y, como contienen un porcentaje de grasa relativamente alto, pueden quemarse en el exterior antes de que el calor haya penetrado por completo. Por este motivo es importante mantener el fuego a temperatura media. No obstante, puedes cocinar las salchichas de múltiples maneras, bien a la parrilla o incluso al horno. Te enseñamos a prepararlas a la sartén y al horno. ¡Allá vamos!

La grasa de las salchichas proporciona mucho sabor, pero si prefiere reducirla, la mejor manera de hacerlo es hornear las salchichas. Pínchalos primero con una brocheta para que se escurra más grasa durante la cocción. Una vez horneados, se pueden picar y hervir a fuego lento en una salsa o guiso que recuperará un poco de la humedad que se pierde al hornear. Cortar las salchichas y mezclarlas con otros ingredientes también es una excelente manera de hacer que sirvan a más personas.

Salchichas a la sartén

Ingredientes (para 2 raciones):

4 salchichas de cerdo (o de la carne de tu preferencia)

Elaboración:

  1. Colocar una sartén antiadherente a fuego medio y luego agregar las salchichas. Parte la grasa de las salchichas comenzará a salir a medida que se vayan calentando, así que da la vuelta a las salchichas en la grasa caliente para cubrirlas.
  2. Cocina durante unos 15-20 minutos, moviéndolas en la sartén regularmente para que se cocinen de manera uniforme.
  3. Estarán listas cuando el exterior presente un marrón dorado intenso y el interior esté pálido pero sin tonos rosas o sangre. Cualquier jugo de carne que se escurra debe ser transparente.

Salchichas al horno

Ingredientes (3 raciones):

  • 1 cucharada de aceite (como aceite de girasol o vegetal)
  • 6 salchichas de cerdo

Elaboración:

  1. Calentar el horno a 180º con la opción de ventilador.
  2. Verter el aceite en una fuente apta para horno y agregar las salchichas.
  3. Darles la vuelta en el aceite para cubrirlas bien y luego asar durante 20-25 minutos, girando 2 o 3 veces durante la cocción, hasta que hayan tomado un color dorado en el exterior (algunas salchichas se dorarán más que otras, es normal), y el jugo saldrá claro. Si no estás segura de si se han hecho o no, devuélvelas al horno durante otros 5 minutos antes de volver a probar.

En cualquiera de las recetas, puedes acompañar las salchichas de puré de patata casero o verduras salteadas, así como salsas variadas como la mostaza, por ejemplo.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo