Puede que estés utilizando mal el colador para la pasta y no lo sepas

El método correcto no se parece en nada al que solemos utilizar la mayoría de los mortales.

Por mucho que lleves toda la vida haciendo algo de determinada manera porque así lo has aprendido y así se ha hecho toda la vida en tu casa, no quiere decir que lo estés haciendo bien. Te lo vamos a demostrar con algo tan sencillo como el uso del colador.

La mayoría de las personas que cocinen en casa (excepto los adelantados que conocieran la técnica correcta) usan el escurridor poniéndolo apoyado directamente en el fregadero y ahí vuelcan el contenido de la cacerola donde hayan hervido la pasta. La consecuencia más habitual de este método es que la pasta acaba remojada por una catarata de agua donde se ha cocinado el tiempo suficiente. Esto no le viene nada bien; de hecho, puede estropearla: cortarla, cocerla de más, etcétera. 

Últimamente, con el boom de los trucos de cocina en las redes sociales como Instagram y TikTok, se ha hecho viral en algunas cuentas el método alternativo para usar el colador que es realmente como se debe utilizar, sobre todo al preparar platos de pasta. La técnica consiste en utilizar el escurridor como una barrera que deje pasar el agua y deje la pasta en la cacerola. 

Cómo hacerlo

¿Cómo se puede hacer esto? Solo hay una forma: con un colador que se adapte al tamaño de vuestra cacerola de manera que se ajuste y no deje huecos laterales por los que se cuele la pasta. No hace falta tener un colador por cacerola, pero sí al menos un modelo que se adapte perfectamente a aquella que más uséis para hacer vuestras pastas o los caldos. En este último caso, el objetivo es justo el contrario: colocando un recipiente limpio debajo, viertes el caldo recién hecho y todas las impurezas e ingredientes con los que lo has hecho se quedan en la cacerola, listos para echarlos en el contenedor de orgánico o utilizarlos en otra elaboración en función de lo que sea. 

Además, os salpicará menos el agua si lo hacéis así y os evitaréis el paso de tener que devolver la pasta a la cacerola para mezclarla con la salsa porque esta se habrá quedado ya directamente en ella. 

Por lo tanto, invertir en un escurridor que encaje en la cacerola que uséis en casa es una de las decisiones más inteligentes que podéis tomar. Es un utensilio muy barato y poder colar así la pasta o los caldos es muchísimo más práctico y también mejor para conservar ingredientes como la citada pasta. Así que medid bien el diámetro de vuestra cacerola y no dudéis en haceros con un colador que se adapte a ese tamaño. 

Si no os hacéis a la idea de cómo utilizarlo en base a nuestras explicaciones, podéis comprobar en imágenes este método alternativo al que utiliza la mayoría para colar ingredientes como la citada pasta gracias a vídeos tutoriales exprés como este disponible en Instagram. 

Como ves, no hay día en el que no se pueda aprender algo nuevo, aunque eso signifique tener que dejar de hacer algo que llevabas 10, 20 o 30 años haciendo de la misma manera por una cuestión mecánica, por no plantearte otras formas de hacerlo. 

Continúa leyendo