Técnica básica para conseguir un risotto perfecto

Ingredientes, paso a paso y consejos para dar con el punto perfecto de este arroz de origen italiano.

Ingredientes

  • 1 litro de caldo de verduras
  • 300 g de arroz carnaroli o arborio
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de queso parmesano
  • 25 g de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Picar la cebolla bien finita y rallar el queso (unos 150 g aproximadamente). Reservar por separado.
  2. En una olla, poner a fuego alto un fondo de aceite de oliva y 5 g de mantequilla.
  3. En otra, el caldo de verdura a fuego lento. Salpimentar.
  4. Una vez derretida la mantequilla, bajar el fuego a media temperatura y añadir la cebolla picada. Sofreír hasta que transparente.
  5. Añadir el arroz y sofreir un par de minutos más.
  6. Añadir la mitad del caldo de verdura que tenemos calentando a fuego lento. Remover.
  7. No dejar de remover e ir incorporando el caldo, cazo a cazo, según lo vaya necesitando el arros, hasta que se consuma.
  8. Una vez listo el punto del arroz, añadir el resto de la mantequilla, el parmesano. Mover para que integre.

Consejos y apuntes: El risotto es una receta de arroz originaria de Italia, que se caracteriza por tener una cremosidad singular. Lejos de lo que muchos creen, entre sus ingredientes no consta la nata, ni ningún tipo de crema, y su textura final se debe al almidón del propio arroz, que 'sale' del grano al removerse. Por eso el movimiento es tan importante en el paso a paso. Las variedades de arroz indicadas son carnaroli y el arborio, pero de no localizarse, se puede recurrir a un arroz de grano redondo, que admite más cantidad de caldo que uno corriente.

Continúa leyendo