Revista Mía

¿Un vaso que se puede comer? Estos packagings comestibles respetan el medio ambiente (y están ricos)

Los intentos por sustituir el uso de plásticos han dado sus frutos. Aunque algunos de estos 'envases' ya existen desde hace años, la revolución de los packagings comestibles no ha hecho más que empezar. ¡Ficha estos!

La concienciación acerca del uso (extremadamente abusivo) de plásticos y la creciente preocupación por conservar la salud de nuestro medio ambiente ha llevado a numerosas marcas a replantear su proceso de producción y presentación de productos finales. Y eso es mucho más que cambiar las bolsas de plástico por otras de papel, lo cual también ha constituido nada desdeñable. Ahora algunas firmas han dado un paso más allá y proponen envases comestibles con los que no dejaremos ningún residuo tras nosotros. Puede que te suene digno de película futurista, pero es el presente y es una de las mejores maneras de reducir la utilización de plásticos.
Ya existen platos y cubertería biodegradable que se descompone tras unos 30 días desde su utilización (fabricados con salvado de trigo), otros hechos a base de raíces de yuca e incluso envases a los que directamente puedes hincar el diente (puedes comerte hasta el plato, en resumen). Nos encontramos con vasos fabricados con cereales, agua encerrada en 'plásticos' comestibles... Las cosas están cambiando (¡menos mal!) y la tecnología está poniéndose al servicio de la naturaleza para ponerle las cosas un poquito más fáciles. Te enseñamos algunos de los packagings comestibles más originales (y apetecibles, por qué no) que hemos encontrado.

Un 'plant based bucket'

O lo que es lo mismo, un cubo comestible vegano y eco friendly fabricado en varios tamaños e ideal para servicio delivery por su resistencia. Está fabricado a base de semillas y su textura es similar a la de un pan crujiente.

¿Plástico de algas?

Parece ser que nuestra forma de consumir diversas bebidas puede cambiar y es que esto que parecen una especie de cubitos gelatinosos están fabricados con algas y nuestro organismo puede digerirlos sin problema.

Cubiertos de arroz

Con esta pinta de galletita crunchy no vamos a necesitar una cuchara sino varias, porque nos las vamos a querer comer todo el rato. Estas están fabricadas por una compañía india que las fabrica a base de arroz, trigo y granos de sorgo (un cereal de origen asiático).

Vasos de gelatina

Además de ser respetuosos con la naturaleza, estos vasitos son de lo más cute y puedes irles pegándoles mordiscos a medida que bebes su contenido, porque están fabricados con gelatina de diferentes sabores.

Celofán de azúcar

No será la opción más saludable, pero cumple el requisito de no ser contaminante. Todo lo que puedes ver en esta foto (a excepción de las piedras, claro) es comestible, desde la caja hasta el papel que envuelve los caramelos.

tracking