Revista Mía

Esta receta de bebida isotónica casera te ayudará a recuperar energía después de entrenar

Las industriales contienen aromas artificiales y colorantes, y en casa tardas apenas dos minutos en hacértela del sabor que más te guste.

Las bebidas electrolíticas, también conocidas como deportivas o isotónicas, son ideales para la hidratación cuando practicamos deporte intenso. No solo correr, sino para cualquier disciplina deportiva de alta intensidad que implique una pérdida importante de líquidos a través de la sudoración.
El secreto de estas bebidas es que incluyen en su composición bajas dosis de sodio, potasio, azúcar o glucosa y otros minerales que favorecen la hidratación ante la actividad física exigente, o bien cuando se produce gran pérdida de líquido por alguna cuestión médica, como puede ser el caso de un cuadro de diarrea.

Cómo hacer bebida isotónica en casa

Existen múltiples opciones en el mercado de bebidas isotónicas. De mil sabores distintos, casi siempre con las frutas como protagonistas, si bien, como seguramente sabrás, contienen aromas artificiales y colorantes, que son los responsables de su sabor y color, respectivamente. Además, suelen contener un porcentaje elevado de azúcar u otros edulcorantes.
Por eso, como pasa con tantas otras preparaciones si hablamos de alimentación, no hay nada como aprender a hacerlas en casa. La primera ventaja es estrictamente nutricional, ya que puedes controlar la cantidad de edulcorantes y evitar productos malsanos como los citados aromas, pero también hay una segunda ventaja: poder personalizar tu bebida isotónica. Por un lado, a tus gustos en lo que respecta al sabor, y por otro lado, a tus necesidades como deportista en función del deporte que hagas y de qué necesites que te aporte la bebida isotónica.
Te recomendamos, si tienes Thermomix en casa, esta receta porque la puedes preparar en un visto y no visto, no más de dos minutos, en tu robot de cocina. Pero, como no todo el mundo dispone de uno en casa, compartimos a continuación la receta de la bebida isotónica casera de la especialista en nutrición deportiva Sabrina Goddard.

Su versión es de cítricos porque el zumo de estas frutas se obtiene con mayor facilidad que el de otras frutas, pero como ella misma asegura, “si tienes una buena licuadora, también podrían ser, por ejemplo 2 o 3 kiwis o 2 manzanas”. Incluso puedes hacer tu bebida isotónica casera con frutas tropicales como el mango, y puedes añadir también alguna hierba aromática como la menta si te gusta. La clave es tomar nota de la fórmula y repetir la base variando únicamente las frutas, que son las que aportan el sabor a la mezcla. 

Ingredientes

  • Un litro de agua mineral (o del grifo, siempre y cuando contenga poca concentración de sales minerales)
  • Dos frutas cítricos al gusto (naranjas, limones, pomelos, limas o mezcla)
  • 2 cucharadas soperas colmadas de azúcar
  • Una cucharadita (5 gramos) de sal

Elaboración

Siempre se dice que hay que reponer agua y sales minerales durante el ejercicio físico y después de practicarlo. Con ese mensaje se promocionan muchas bebidas deportivas o isotónicas. Pero ¿realmente es necesario tomarlas cada vez que hacemos deporte? Y si es así, ¿en qué deberíamos fijarnos a la hora de elegir esas bebidas?

Bebida isotónica tras hacer ejercicio

Paso a paso

Extraer el zumo de las frutas escogidas. Descartar su cáscara. La fibra es opcional, en función del gusto personal.

Mezclar en el litro de agua el azúcar y la sal.

Añadir el zumo de cítricos y remover de nuevo.

Servir en una botella dosificadora o similar. Se puede consumir tanto antes, como durante y después del entrenamiento. O en cuadros de deshidratación por otros factores ajenos a la actividad física.

tracking