Cómo enfriar cerveza de forma rápida

Cuando las altas temperaturas se instalan en los termómetros, una cerveza bien fría se convierte en una gran aliada y en un premio con el que muchos sueñan después de una dura jornada. Te contamos cómo enfriar cerveza de forma rápida.

Llegas a casa y te apetece una cerveza fresquita, pero las que tienes no lo están o, peor escenario, tienes una reunión de amigos en casa, ya se han acabado las cervezas de la nevera y las que quedan están calientes. No hay problema: hay varios trucos muy efectivos para enfriar cerveza rápido. Toma nota y pruébalos: ¡funcionan!

Barreño con hielo, agua y sal

Uno de los trucos más populares para enfriar cerveza rápido es coger un barreño, llenarlo de agua con sal y unos cubitos de hielo. A continuación, metemos las latas o botellines de cerveza dentro. Al poco tiempo, las cervezas estarán más frías. ¿Por qué? La sal absorbe el calor del recipiente de cerveza y el frío de los hielos y el agua pasa de manera más rápida a la lata de cerveza o botellín. Además, al echar agua el hielo se empieza a derretir, se mezcla con el agua y el frío pasa antes a la bebida que queremos enfriar. Lo que se produce es una reacción endotérmica debido a que el agua y la sal necesitan calor para mezclarse, al igual que lo necesita el hielo para derretirse y es la lata o botellín de cerveza el que cede ese calor, por tanto, al ceder calor, se enfría más rápido. Eso sí, conviene que, una vez frías, limpiemos un poco la parte por la que bebemos para evitar pegar un trago demasiado salado. ¡Con este truco en 10 o 15 minutos estarán listas!

Papel mojado

Otro truco para enfriar cerveza rápido muy eficaz es mojar trozos de papel de cocina en agua y pegarlos alrededor de la lata de cerveza o el botellín. Una vez hecho esto, metemos la cerveza en el congelador, con mucho cuidado de no pasarnos de tiempo. A los 5 minutos estarán frías. Ten cuidado de no excederte o los botellines de cerveza podrían estallar.

Ya sabes, utiliza cualquiera de estos trucos para enfriar la cerveza y olvídate de esperas innecesarias para dar un buen trago refrescante.

Otro problema

Ahora ya tienes tu cerveza bien fría lista para tomar, pero se te plantea otro problema, ¿tienes que abrir un botellín de cerveza y no tienes un abridor a mano? No te preocupes, tenemos soluciones para todo. Un simple folio te puede ser de gran ayuda. ¿Cómo? No te pierdas nuestro artículo “Cómo abrir un botellín con un folio”.

Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

Continúa leyendo