Ensalada templada de verduras de invierno

Sea la época que sea siempre es tiempo de una buena ensalada de verduras. Tendrás un plato lleno de nutrientes que, además, estará delicioso.

Ingredientes:

  • 200 g de brócoli
  • 200 g de coles de Bruselas
  • 200 g de coliflor
  • 150 g de calabaza
  • 2 lonchas de jamón serrano
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de perejil rizado
  • Sal.

Para la vinagreta:

  • 2 escalonias
  • 2 cucharadas de
  • Vinagre balsámico
  • 1 dl de aceite de oliva virgen
  • 1 cuchara-dita de orégano
  • Pimienta
  • Sal.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Sin gluten

Elaboración:

  1. Separar los ramitos del brócoli y de la coliflor.
  2. Retirar las hojas externas de las coles de Bruselas.
  3. Cortar la calabaza en tiras finas.
  4. Cocer, por separado, en abundante agua con sal las verduras preparadas.
  5. El brócoli y la coliflor, durante 15 minutos; las coles de Bruselas, 10 minutos, y las tiras de calabaza, 5 minutos.
  6. Retirar de la cacerola las verduras según se cuecen, pasarlas por agua fría y escurrir.
  7. Secar con papel de cocina.
  8. Untar una plancha con el aceite y saltearlas hasta que se doren ligeramente.
  9. Saltear también las lonchas de jamón en una sartén sin grasa; picarlas y mezclar con el perejil rizado.
  10. Disponer en vaso de la batidora el vinagre con el orégano, la pimienta y la sal.
  11. Batir 1 minuto e incorporar el aceite poco a poco sin dejar de batir.
  12. Agregar las escalonias y mezclar.
  13. Disponer las verduras en los platos, repartir por encima el jamón y el perejil y servir la vinagreta aparte.

Consejos para preparar la ensalada templada de verduras de invierno:

Este es un plato ligero y muy versátil que se adapta a cualquier paladar. Dependiendo de la época del año puedes acompañarlo con diversos tipos de hortalizas de temporada, setas, calabacín, espárrago, zanahoria… Si te gusta el picante puedes añadirle unas guindillas y unos ajos durante la cocción.

Recuerda que es importante lavar siempre las verduras antes de cocinarlas, es recomendable utilizar abundante agua fría y lavarlas antes de pelarlas. En el caso de la coliflor y el brócoli debes remover sus hojas y tallos, solo así conseguirás una completa higiene.

En cuanto a piezas de mayor tamaño y de piel gruesa (melón, tubérculos, naranja…), sírvete de  la ayuda de un cepillo de cerdas gruesas indicado para esta tarea. 

Tras el proceso de lavado es importante el secado, las frutas y verduras deben ser secadas con papel de cocina desechable. Utiliza un papel para cada verdura y no se reutilizará para secar otras verduras ya que se pondrían contaminar de unas a otras.

En caso de que necesites congelar los vegetales, debes asegurarte de se hayan secado bien y que no quede nada de humedad, ya que se produciría hielo, humedad y la aparición de algunos microorganismos infecciosos.

Cuando vayas a comprar frutas y verduras hay que tener en cuenta el color y la textura de su piel, esta debe ser lisa, tersa y con un toque brillante. Desechar aquellas piezas que tengan manchas oscuras, su textura sea demasiado blanda o tenga arrugas en su piel. Compra siempre la cantidad de vegetales necesaria, evitando así que se echen a perder en la nevera.

Recuerda la importancia de comer frutas y verduras. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) es aconsejable comer diariamente 2 piezas de frutas y 3 de verduras. Aprovecha esta receta para crear tus mil y una recetas de ensalada de verduras. Tu salud lo agradecerá.

Continúa leyendo nuestras recetas...