Tarta criolla con garbanzos secos y nuez moscada

En la lista de ingredientes, puedes incluir cualquier otro cítrico además de la lima y la naranja: limón, pomelo... ¡Experimenta!

Ingredientes:

  • 1 lima
  • 1 naranja
  • 1 mango
  • 1 tomate maduro
  • cilantro fresco
  • cacahuetes fritos
  • 1 endibia
  • 1 cebolla
  • 1 masa quebrada fresca
  • 120 g de garbanzos secos
  • aceite de oliva
  • 100 ml de nata para montar
  • 1 huevo
  • nuez moscada
  • sal
  • pimienta
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Legumbres
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Pon la masa sobre un molde apto para el horno. Con los dedos, aprieta ligeramente en las esquinas, para darle forma. Pon un trozo de papel de horno en la base de la masa y cúbrelo con los garbanzos secos.
  2. Cocina en el horno precalentado a 180 °C durante 10 minutos. Bate los huevos con la nata líquida y salpimienta. Ralla un poco de nuez moscada al gusto. Pon la mezcla en la masa ya fría.
  3. Corta en gajos finos la lima, la naranja y el mango y separa las endibias en hojas. Corta la cebolla en juliana y, sobre la nata con el huevo, rellena con las frutas y verduras. Hornea a 180 °C durante 10 minutos más y decora con cilantro y unos cacahuetes picados.

Cómo hacer masa quebrada casera

La masa quebrada o pasta brisa es una de las bases más usadas en tartas saladas y dulces. Este tipo de base es ideal para rellenos de fruta o húmedos. Además, prepararla en casa no puede ser más fácil. De esta manera, podrás preparar un plato mucho más sano y delicioso.

Para la base de una tarta normal dulce, se utilizan 250 gramos de harina floja, 125 gramos de mantequilla, 60 mililitros de agua fría y una pizca de sal. Si queremos prepararla en su versión dulce, se añaden huevo y azúcar, esto depende de la receta que queramos preparar.

Para prepararla, primero hay que tamizar la harina, añadir sal, mezclar y reservar. A continuación, echamos el azúcar, la mantequilla cortada en trozos y mezclamos con las manos. Cuando esté terminado, batimos un huevo y lo incorporamos. Volvemos a mezclar todo hasta que quede una masa homogénea. Batimos los huevos y los incorporamos.

A continuación, hacemos un volcán con la harina y vertemos en el agujero del centro la mezcla de mantequilla con el huevo y el azúcar. Después, vamos mezclando con los dedos y amasando. Recuerda no amasar demasiado para que la masa no se rompa al estirarse.

Cuando hayamos terminado, la partimos en dos y aplastamos dando forma de disco. Para terminar, dejamos reposar la masa en la nevera durante una hora con un film transparente. No debes dejarla más tiempo para que no se quede dura. Si no la vas a utilizar en ese momento, puedes congelarla y sacarla cuando la vayas a usar.

Un truco para que quede bien es usar los ingredientes siempre a temperatura ambiente. Además, cuando vayas a utilizarla debes hornearla sin el relleno para evitar la humedad. Por otro lado, si quieres evitar que se te pegue, forra todo el molde con papel vegetal. Este paso es importante para no echar a perder nuestra masa. ¡Y ya está lista!

¿Te animas a preparar en casa una masa quebrada? Te aseguro que su increíble textura y sabor marcará la diferencia en tus platos. ¡A la cocina!

Continúa leyendo nuestras recetas...