Así se preparan los pepinillos en vinagre más sabrosos

Estos encurtidos son crujientes, deliciosos y muy sanos. Aprende a hacerlos en casa de una forma muy fácil.

pepinillos vinagre
iStock

Son uno de los encurtidos más famosos y consumidos en nuestro país -y en todo el mundo, en realidad-, y por una buena razón. Los pepinillos en vinagre son un snack o aperitivo ideal para cualquier momento del día, un entrante que además de ser sabroso, tiene un punto crujiente que nos encanta. También son un complemento fantástico para darle sabor y un toque agrio a ensaladas, sándwiches y bocadillos. 

Los pepinillos en vinagre son un encurtido que aporta muy pocas calorías, pero muchas vitaminas y minerales. Esta hortaliza es rica en vitaminas C y vitaminas del grupo B, además de ser fuente de potasio y de oligoelementos como el silicio, el molibdeno, el cobre y el manganeso. A su vez, estos pequeños vegetales alcalinizan el sistema sanguíneo y el ph corporal, siendo muy depurativos.

¿Quieres saber cómo puedes preparar pepinillos en vinagre de forma casera para no tener que comprarlos? El proceso es realmente fácil. ¡Esto es lo que necesitas!

Ingredientes:

  • 8-10 pepinillos pequeños
  • 200 ml de agua
  • 200 ml de vinagre blanco
  • 1 cucharada de azúcar
  • Media cucharada de sal
  • Un frasco de 400ml

Cómo preparar pepinillos en vinagre

Para empezar debes colocar los pepinillos en un bol con agua fría en la nevera, durante al menos un par de horas. Pasado este tiempo sácalos, enjuágálos debajo del grifo y sécalos bien.

pepinillos en vinagre
iStock

Después coge un frasco o un tarro de cristal esterilizado y rellénalo con la media cucharada de sal y la cucharada de azúcar. Coloca los pepinillos que quepan -dejando el menor hueco posible entre ellos- y a continuación, añade el agua fría hasta la mitad del frasco. Para terminar, incorpora el vinagre blanco al tarro. Si quieres, en este paso también puedes echar especias al gusto para intensificar el sabor de los pepinillos: tomillo, pimienta roja y negra en grano, laurel, cúrcuma, semillas de mostaza… tú eliges tu favorita.

Cierra el envase apretándolo muy bien y agítalo, para que el azúcar y la sal se disuelvan por completo dentro del líquido. Ahora sólo toca guardar el frasco a buen recaudo en la nevera durante unos 10 0 15 días.

Para que todos los pepinillos queden bien encurtidos, es muy importante que no te olvides de darle la vuelta al frasco de vez en cuando (por ejemplo, una buena idea es hacerlo cada vez que abras la nevera). ¡Y listo! En dos semanas tendrás el aperitivo listo. Abre el tarro, escúrrelos… ¡y a disfrutar de ellos!

Continúa leyendo