Cómo hacer merengue francés: receta original paso a paso

El merengue francés es uno de los tipos de merengues más conocidos y usados en repostería. Y, aunque es fácil de hacer, la receta original requiere seguir los pasos adecuados para conseguir el mejor resultado. Te explicamos cómo elaborarlo en casa.

Cómo hacer merengue francés
Foto: Istock

¿Sabías que, cuando las batimos, las claras de huevo pueden expandirse hasta ocho veces su volumen original? En estos casos, el azúcar no solo agrega dulzura, también ayuda a estabilizar las claras para que puedan ser batidas durante un período de tiempo mayor y no se sequen tan rápido. 

Además, el azúcar es de mucha utilidad para disminuir el volumen y la ligereza de las claras, de ahí que, cuando nos planteamos la posibilidad de hacer merengue, este ingrediente dulce deba ser añadido de forma gradual, nunca antes de que las claras de huevo hayan sido batidas al menos cuatro veces su volumen original.

Pero, ¿sabes exactamente qué es y en qué consiste el merengue? Se trata, básicamente, de una mezcla de claras de huevo batidas a punto de nieve y azúcar granulada, lustre o almíbar, el cual puede ser consumido crudo o cocinado al horno. Si optamos por esta última elaboración, el merengue se convierte en un maravilloso dulce crujiente.

Sin embargo, en realidad existen distintos tipos de merengue, cuyo resultado final es evidentemente diferente. Por ejemplo, el merengue italiano es un tipo de merengue mucho más estable, el cual se elabora con un jarabe de azúcar (almíbar), el cual debe encontrarse a la temperatura exacta ya que, de lo contrario, podría acabar estropeándose. No obstante, es uno de los más estables de todos.

El merengue suizo consiste en un tipo de merengue con una consistencia algo más densa, siendo el que típicamente se utiliza para la decoración de las tartas, como relleno y base para pasteles.

Y, por último, nos encontramos con el merengue francés, uno de los más populares y conocidos de todos, consistente básicamente en la típica espuma endulzada que obtenemos al batir las claras de huevo a punto de nieve. Se trata, por tanto, de una de las versiones más usadas en repostería, y la que tendemos a encontrar en la mayoría de las ocasiones.

Así, mientras que el merengue italiano es el típico que corona la famosa tarta de merengue de limón que elaboramos al horno, la versión francesa es la más conocida, ya que puede comerse solo, al ser crujiente por fuera y tremendamente suave por dentro. Además, su receta es realmente sencilla, ya que solo consta de dos ingredientes: claras de huevo y azúcar.

Receta de merengue francés

Ingredientes:

  • 4 claras de huevo
  • 2 ¼ taza de azúcar glass

Elaboración:

En un recipiente de metal o de vidrio, separamos las claras de huevo de las yemas. Este proceso es importantísimo, ya que no debe quedar ningún resto de yema de huevo (grasa) en la clara, puesto que, de lo contrario, no obtendremos el merengue francés como es debido.

Una vez nos hemos asegurado de que no existe ningún resto de yema en las claras, comenzamos a batirlas hasta que estén espumosas. Para conseguirlo, lo ideal es hacerlo con la ayuda de una batidora eléctrica.

Ahora, espolvoreamos el azúcar glass poco a poco; es importante continuar batiendo con la batidora eléctrica a velocidad media, a medida que añadimos el azúcar glass de forma gradual.

Cuando la mezcla empiece a volverse brillante como el satén y rígida, dejamos de mezclar o de batir y transferimos esta maravillosa mezcla blanquecina a una manga pastelera grande.

Cómo hacer merengues al horno

Receta de merengues al horno
Foto: Istock

Una vez hemos elaborado el merengue francés, es cierto que las posibilidades son infinitas. Por ejemplo, podemos usarlo para decorar bollos, muffins o tartas. O incluso elaborar unos simples merengues al horno. Te explicamos cómo.

Antes de empezar a batir las claras a punto de nieve es importante precalentar el horno a 95 ºC. Luego, untamos un poco de mantequilla y enharinamos ligeramente una bandeja para hornear.

Desde el momento en que el merengue haya obtenido la textura ideal, y tras transferirlo a una manga pastelera grande, colocamos el merengue en la bandeja para hornear preparada con una punta de estrella o una punta redonda grande. 

Colocamos los merengues en el horno y colocamos un mango de cuchara de madera en la puerta para evitar que esta se cierre por completo. Horneamos a la temperatura indicada durante 3 horas, o hasta que los merengues se hayan secado y puedan ser retirados con facilidad de la bandeja.

Ahora, simplemente dejamos que los merengues se enfríen por completo antes de guardarlos en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo