King cake, el dulce típico del carnaval de Nueva Orleans que es una versión colorida del Roscón de Reyes

No se parecen en lo que respecta al sabor, pero sí en su forma de rosco y en su origen religioso. ¡Esta es su historia!

Febrero es tiempo de carnaval. Lo es en todo el mundo. Desde Cádiz a Río de Janeiro pasando por Venecia, Santa Cruz de Tenerife o Nueva Orleans, por citar cinco de los más famosos del mundo. En cada una de estas ciudades las tradiciones varían, dando forma a la esencia singular de su carnaval. Y aunque la comida no es lo más importante, también hay recetas típicas de esta época del año. Por ejemplo, el king cake, el dulce típico del Mardi Gras de Nueva Orleans que te hace recordar mucho a nuestro roscón de Reyes pero en versión más colorida. 

En esta ciudad del sur de Estados Unidos, el carnaval y la gastronomía se encuentran. Probablemente no haya en todo el país norteamericano una riqueza culinaria como la del estado de Luisiana, un crisol de las culturas francesa, africana, americana y franco canadiense que se ve reflejado en sus platos más típicos. 

El origen del dulce del Carnaval

Curiosamente, el king cake es una elaboración vinculada a la religión católica. En su interior, este rosco dulce decorado con combinaciones coloridas de azúcar teñido en su superficie guarda siempre una figura que simboliza el Niño Jesús. Es de porcelana habitualmente y quien lo encuentra en su trozo, como pasa con el haba y el roscón, tiene que pasar el siguiente. 

Esta tradición entronca con la del origen de este dulce típico de Nueva Orleans. Curiosamente, se trata de un bollo que se empieza a comer a partir del 6 de enero, como nosotros el roscón, pero a diferencia de este, que se consume a corto plazo (aunque ya es habitual verlo en las mejores panaderías durante muchas semanas del año). En concreto, el king cake se consume hasta el final del Carnaval, el llamado miércoles de ceniza.

El día de la Epifanía, el 6 de enero, marca el final de la Navidad pero también da inicio en Nueva Orleans de la cuenta atrás para el Mardi Gras, el día grande del Carnaval de esta ciudad. Este día se celebra el martes de carnaval y su significado literal lo dice todo: “martes graso”. Este es el día en el que hay licencia para consumir todos los alimentos y platos calóricos antes de renunciar a ellos por la entrada del calendario religioso en el tiempo de Cuaresma.

Diferencias con el Roscón de Reyes

Son tan llamativos a nivel visual los king cakes que cada vez son más famosos en la ciudad, desde donde se ha extendido su receta al resto del mundo, sobre todo a otros puntos de Estados Unidos. Cada familia suele preparar su versión, pero ya es muy sencillo encontrarlo en tiendas especializadas, igual que ocurre en España con el roscón de Reyes. 

La ventaja del king cake es que es mucho más sencillo de hacer y no tiene ingredientes tan costosos como el inconfundible agua de azahar del roscón, la clave de su sabor cuando está bueno de verdad. Por lo tanto, como puedes imaginar, ambos dulces se parecen por su forma, pero no en el sabor, ya que el king cake es una especie de masa de pan dulce tierna, con similitudes con el brioche, en forma de rosco que se cubre por la mencionada decoración colorida con azúcar teñido. Esta va sobre una capa de glaseado dulce a su vez. 

La tradición dice que esta última incluya los tres colores del Mardi Gras: púrpura o morado, que representa la justicia; el dorado, símbolo del poder; y el verde, el color de la fe. Esto es así, según la versión más aceptada y extendida, desde que en 1892, Rex, King of Carnival, una de las krewe más famosas de la ciudad de Nueva Orleans ( grupos que desfilan durante el Carnaval, algo así como las charangas en Cádiz o las escuelas de samba de Río de Janeiro), eligió esta combinación de colores para sus carrozas.

Cómo se elabora

El king cake más popular tiene forma de trenza y no lleva relleno, pero como toda masa dulce (destaca casi siempre por el toque a limón que aporta la ralladura de este cítrico) que se hace popular, han aparecido multitud de versiones alternativas con distintos rellenos. El más famoso es de canela y mantequilla pero, por supuesto, también los hay de chocolate, por ejemplo. Es costumbre tomarlo a todas horas cuando el calendario se acerca al Mardi Gras, da igual que sea en el desayuno, a media mañana o para merendar, incluso como postre. Está tan bueno y entra tanto por los ojos que no entiende de horas. 

Si te quieres animar a prepararlo por primera vez en casa para celebrar este carnaval, te animamos a que comiences por la receta de la sección de cocina de The New York Times, una de las mejores referencias en materia gastronómica norteamericana para empezar a investigación y cocinar platos típicos de Estados Unidos como este king cake de Carnaval. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo