Tarta confeti: así es el pastel más delicioso (y bonito) de todos

Con virutas de colores y un glaseado de lo más apetitoso, es el dulce perfecto para cualquier celebración. Así se prepara de forma fácil.

pastel confeti
iStock

Es perfecta para cumpleaños y otras celebraciones, aunque siempre puede ser un buen momento para prepararla, sobre todo si tienes niños pequeños o éstos van a estar presentes en el momento de comer. Hablamos de una tarta muy concreta -no, no es la de chocolate- que últimamente se está haciendo muy popular, gracias a su rico sabor y sobre todo, a su bonito aspecto. Ya sabemos que la comida entra por los ojos…

La tarta o pastel confeti lleva tiempo triunfando en Instagram (donde prima siempre lo visual) y se ha convertido en una joya de la repostería que, todo hay que admitirlo, merece la pena probar. Con virutas de colores y un glaseado de lo más apetitoso, puede ser el remate perfecto a cualquier comida, o la guinda del pastel (valga la redundancia) de cualquier fiesta. ¿Quieres aprender a prepararla? ¡Toma nota!

Ingredientes para la tarta

  • 128 gramos de harina
  • 150 gramos de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 huevo grande
  • 120 ml de suero de leche
  • 80 ml de crema agria
  • 60 ml de aceite vegetal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 80 gramos de virutas de azúcar de colores

Ingredientes para el glaseado

  • 110 gramos de mantequilla
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 gramos de azúcar glas
  • 50 gramos de virutas de azúcar de colores

Cómo preparar tarta confeti

Para empezar precaliente el horno a 180ºC y engrasa una fuente para hornear. Después, en un bol grande añade la harina, el azúcar y la levadura y mezcla todos los ingredientes. En otro recipiente, mezcla el huevo, el suero de leche, la crema agria, el aceite y dos cucharadas de extracto de vainilla. 

A continuación, combina las dos mezclas con cuidado, añadiendo también a la masa las virutas de colores. Mezcla todo despacio, para que los ingredientes se integren y las virutas no se rompan. Vierte la mezcla en la fuente para hornear y métela al horno precalentado durante aproximadamente 30 minutos. Pasado ese tiempo, saca la tarta y déjala enfriar.

Por otro lado, prepara el glaseado. Para ello añade a un cuenco la mantequilla blanda, el extracto de vainilla y el azúcar glas. Mezcla todo con unas varillas eléctricas durante un par de minutos..

Una vez que el glaseado esté listo, cubre con él la superficie de la tarta ya fría. Para terminar, espolvorea más virutas de colores por toda la parte de arriba del pastel. ¡Y listo para disfrutar!

Continúa leyendo