Bollo de mantequilla de Bilbao

Un dulce que tiene muchas similitudes con el clásico bollo suizo. Estos se rellenan de una crema de mantequilla que los hace totalmente adictivos. ¡La receta de Gonzalo D’Ambrosio te va a enamorar!

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
5 comensales

Ingredientes (para 12 bollos de tamañao mediano):

Para la crema de mantequilla:

  • 700 g de azúcar
  • 250 g de agua
  • 700 g de mantequilla en pomada
  • 1 yema de huevo.

Elaboración:

  1. En un bol batir la mantequilla con el azúcar y la sal, después añadir los 3 huevos y mezclar bien.
  2. Incorporar a la mezcla la levadura desgranada y la harina.
  3. Añadir agua hasta obtener una masa suave. Trabajar la masa durante 10 minutos hasta que quede suave, elástica y no se pegue en las manos. La técnica de amasar con reposos resulta muy útil en este caso.
  4. Dejar reposar en un lugar cálido durante 20 minutos.
  5. Tras el reposo cortar la masa en porciones de unos 50 gramos.
  6. Formar los bollos haciendo rodar la masa por la encimera y estirándola ligeramente por los lados unos centímetros. La forma que debe quedar es la de un balón de rugby.
  7. Disponer los bollos separados unos de otros (la idea es que no se toquen al subir, así que no pongas más de 6 unidades) sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno engrasado con un pelín de mantequilla derretida.
  8. Dejar que los bollos reposen tapados con un trapo de cocina limpio unas 2 horas en un ambiente cálido para que crezcan. Si es época de frío —o si dispones de un horno con una función especial para fermentar masas— se puede poner el horno a 26º C con humedad y así adelantar el proceso. En el caso contrario, dejar la masa en el sitio más cálido de la casa y esperar a que aumenten –casi doblando- su tamaño (el proceso de fermentación puede durar desde 30 minutos hasta 2 horas, si el ambiente es fresco).
  9. Precalentar el horno a una temperatura de 200º C.
  10. Una vez hayan crecido los bollos pintarlos con huevo batido y espolvorear azúcar por su superficie.
  11. Hornear a 200º C durante 10 minutos o hasta que estén bien dorados.
  12. Mientras tanto preparar la crema: hacer un almíbar con el agua y el azúcar. Para ello, añadir ambos ingredientes a un cazo y, sin mover ni disolver el azúcar en el agua, poner a calentar. Mantener dos minutos al fuego, contando a partir del momento en que rompa a hervir. Debe quedar un jarabe espeso y transparente. Una vez listo, dejar enfriar.
  13. Por otro lado, con ayuda de una varilla, batir la mantequilla, que estará en pomada, es decir ablandada como si fuese una crema, junto con la yema de huevo.
  14. Añadir a la mezcla el almíbar frío y batir hasta obtener una crema esponjosa. Al principio puede parecer que la crema se corta, pero al seguir batiendo va cogiendo consistencia y queda perfecta.
  15. Cuando los bollos estén horneados y fríos cortarlos por la mitad y los rellenarlos con la crema de mantequilla o con la crema que más te guste.

Otras opciones de relleno:

Estos dulces también pueden rellenarse de ganache o trufa de chocolate, de crema pastelera, de crema de chocolate blanco, de nata... ¡Hay tantas opciones para disfrutarlos como ideas se te ocurran!

- Receta del libro La cocina de Gonzalo D'Ambrosio: 100 recetas infalibles para sorprender, de Gonzalo D’Ambrosio. No te pierdas sus recetas en su canal de Youtube, en Facebook, en Twitter y en Instagram.

Continúa leyendo nuestras recetas...