Charlota de café

Si eres un amante cafetero y te apasiona el dulce, esta charlota de café es perfecta para ti. ¡Disfruta haciendo esta receta de repostería tan deliciosa!

También te puede interesar:

Ingredientes:

  • 175 g de chocolate negro
  • 400 ml de café
  • 2 huevos
  • 50 ml de licor de café
  • 50 g de azúcar
  • 6 hojas de gelatina
  • 300 ml de nata
  • 24 bizcochos de soletilla
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Chocolate
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Poner el chocolate cortado en trozos en un cazo junto con 150 ml de café.
  2. Calentar hasta que se funda.
  3. Añadir el resto del café y llevar a punto de ebullición, removiendo de vez en cuando.
  4. Batir las yemas de los huevos con el azúcar hasta blanquearlas.
  5. Agregar la mezcla de café y chocolate poco a poco, removiendo bien.
  6. Volver a ponerla en un cazo sobre el fuego.
  7. Cocer hasta que empiece a espesarse ligeramente.
  8. Incorporar el licor de café y la gelatina (remojada antes en agua fría y muy bien escurrida)
  9. Remover con la espátula hasta que quede bien disuelta.
  10. Dejar enfriar.
  11. Montar la nata. Mezclar bien con la preparación anterior.
  12. Batir las claras a punto de nieve firme e incorporar con movimientos suaves y envolventes para que no se bajen.
  13. Pasar a un molde redondo y hondo previamente forrado con film de cocina.
  14. Reservar en la nevera como mínimo durante 8 horas.
  15. En el momento de servir, desmoldar en una fuente redonda.
  16. Colocar los bizcochos de soletilla alrededor.

Prepara una charlota de café perfecta:

Con la charlota de café debemos aplicar el refrán de “cada maestrillo tiene su librillo” porque existen muchas recetas y formas de hacerlo. En esta en concreto, se apuesta por el chocolate, pero también puedes utilizar vainilla o fresa. Recuerda que lo importante es que los sabores con el café se entiendan a la perfección.

La charlota de café que proponemos es muy fácil y rápida de hacer ya que la mayor parte del trabajo la hará la nevera al enfriar y dar consistencia a este dulce.


Como explicamos en la receta, las láminas de gelatina deben estar un rato mojadas en agua muy fría, el tiempo que recomendamos es de unos 10 minutos aproximadamente. Después hay que escurrirlas muy bien antes de incorporarlas a la masa.

Trucos para montar claras a punto de nieve

Para batir las claras de huevo a punto de nieve, nos gustaría compartir algunos consejos prácticos para que te queden perfectas. Conocer esta técnica te será muy útil a la hora de preparar recetas para repostería. 

En primer lugar, a la hora de separar la clara de la yema, hazlo con mucho cuidado, es importante que queden bien divididas y que no haya ningún resto de yema en el bol o no montarán. A la hora de batir, será mucho más fácil hacerlo en un recipiente de cristal bien limpio.

Antes de empezar a batir, añade una pizquilla de sal, lo que facilitará el montado de las claras. El truco en los movimientos está en batir realizando movimientos circulares con la varilla para ir metiendo aire a las claras. Una batidora eléctrica de varillas, te facilitará mucho el trabajo. A mano tardarás más tiempo.

Existen varias fases o puntos a la hora de batir las claras de huevo: fase de puntas blandas, rígidas y a punto de nieve, que es el resultado final que queremos conseguir.

¿Cómo sabemos que ya tenemos las claras a punto de nieve? Lo importante es no dejar de batir e ir subiendo la intensidad. Poco a poco, quedará más espumoso y consistente. Sabrás que las claras están a punto de nieve porque al darle la vuelta al bol no caerá absolutamente nada. Necesitas tener una mezcla muy consistente.

Continúa leyendo nuestras recetas...