'Crumble' de membrillo

Dale aún más alegría al momento con una copita de vino de postre, como moscatel o malvasía.

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa quebrada.

Para el dulce de membrillo:

  • 1 kg de membrillo fresco
  • 180 g de azúcar
  • 1 limón
  •  canela molida
  • maicena

Para el 'crumble':

  • 100 g de harina
  • 100 g de harina de almendra
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
Tiempo de preparación: 60 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Fruta
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Pelar y descorazonar los membrillos. Cortarlos en dados y ponerlos en una olla. Cubrirlos con agua y cocerlos hasta que se deshaga el membrillo (1 hora, aproximadamente). Retirar el sobrante de líquido.
  2. Triturar la fruta y mezclarla con el azúcar, el zumo y la ralladura de medio limón y una cucharadita de canela. Introducir la mezcla en un cazo y calentarla al fuego. Disolver un poco de maicena en agua fría, añadirla al puré y darle un hervor (solo si el puré no ha quedado muy denso). Reservar.
  3. Atemperar la mantequilla, mezclar los ingredientes del ' crumble' hasta formar pequeñas bolitas y reservar. Poner la masa quebrada en un molde redondo con papel de horno y pincharla con un tenedor. Hornearla a 160 °C durante 20 minutos.
  4. Montar la tarta poniendo el puré de membrillo sobre la masa quebrada templada. Añadir el 'crumble' granulado a la tarta y hornear a 180 °C durante 25 ó 30 minutos.

Cómo hacer un 'crumble' perfecto

El 'crumble' es un dulce de origen anglosajón que cada vez tiene más adeptos. Su increíble sabor hace caer rendido a sus pies a cualquier fan del dulce. Consiste en una capa de fruta fresca (no importa el tipo) cubierta por una mezcla homogénea de azúcar, harina y mantequilla. Esta mezcla la colocaremos encima de nuestra tarta en una bandeja para horno y la dejaremos cociendo durante varios minutos. El calor del horno endurecerá la cubierta, pero dejando la fruta blanda.

Para hacer un 'crumble' perfecto, tienes que prestar atención a varios aspectos. En primer lugar, tienes que condimentar la fruta adecuadamente. Las especias y los licores como el vino dulce son una excelente opción para endulzar la fruta. Otras opciones son la mermelada de melocotón o albaricoque y el zumo cítrico. Esta combinación potenciará el sabor y aportará intensidad a nuestro plato.

Por otro lado, la fruta tiene mucho agua, por lo que es recomendable echar una cucharada de maizena para que quede un 'crumble' crujiente. Además, los ingredientes de la cubierta deben ser adaptados a la receta que vayamos a hacer. Dependiendo de la fruta que escojamos, tendremos que echar una proporción mayor o menor de azúcar.

Finalmente, antes de llevar nuestra creación al horno, podemos precocinar el 'crumble' para que la fruta conserve su textura. Si quieres dar más sabor a la cubierta, se puede añadir previamente frutos secos o avena a la mezcla.  

Este dulce suele ser consumido principalmente en los meses de otoño e invierno, especialmente en Reino Unido. Para servirlo, puedes degustarlo en caliente o en frío, depende del tipo de plato y de tus gustos personales. Además, es muy común comerlo con una bola de helado de caramelo o vainilla.

Si no lo has probado nunca y tienes curiosidad, este es el momento de ponerte manos a la obra. ¡A la cocina!

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}