Helado de chocolate casero

Un helado de chocolate casero para chuparse los dedos. ¡Fácil y delicioso!

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 30 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Chocolate

Ingredientes:

  • 200 g de chocolate negro
  • 500 ml de leche
  • 100 g de azúcar
  • 250 ml de nata
  • 21 vaina de vainilla
  • 3 yemas de huevo.
  • Además: chocolate blanco picado o rallado.

Elaboración:

  1. Calentar la leche con la mitad del azúcar y la vainilla.
  2. Retirar del fuego y dejar 10 minutos en infusión.
  3. Colar.
  4. Batir las yemas con el resto del azúcar en un bol hondo.
  5. Volver a calentar la leche al baño María y añadir el chocolate picado.
  6. Remover hasta que se funda.
  7. Verter sobre las yemas batiendo.
  8. Poner el conjunto al baño María a fuego bajo y sin dejar de dar vueltas hasta espesar.
  9. Retirar del fuego.
  10. Montar la nata y agregarla a la preparación del chocolate.
  11. Llenar un recipiente y dejarlo en el congelador.
  12. Sacar y batir cada 60 minutos durante las 3 primeras horas.
  13. Volver a congelar 4 horas más.
  14. Al servir, rallar un poco de chocolate blanco por encima.

El chocolate negro, tu aliado

El ingrediente principal de este helado es el chocolate negro, la mejor versión del chocolate para tu salud. La elección de un chocolate con alto porcentaje de cacao (más de 50 %) tiene muchas propiedades para la salud. Entre ellas debes saber que el consumo de chocolate negro contribuye a reducir los niveles de colesterol malo y elevan los niveles de colesterol bueno (colesterol HDL).

Además, el chocolate negro con bajos niveles de azúcar tiene un fuerte  poder antioxidante. Esta propiedad se debe a su contenido en polifenoles, flavonoides y catequinas. Precisamente los flavonoides son los causantes de que el chocolate negro sea beneficioso para disminuir la presión arterial.

Si eres deportista, el consumo de chocolate negro te ayuda a aportar magnesio. Esta sustancia es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo durante la actividad física: fortalece los músculos y da energía.

Consejos sobre el helado de chocolate casero:

Este helado casero es una opción perfecta si lo que quieres es huir de los alimentos procesados. Con esta preparación sabes perfectamente qué estás comiendo y cuánta cantidad de azúcar estás tomando.

Todas las recetas pueden ser modificadas al gusto del comensal. En el caso de la leche, se puede sustituir por variedades como leche sin lactosa o leche vegetal de arroz, de almendra o de soja. De la misma manera, si quieres controlar la cantidad de azúcar que tomas en tu día a día puedes eliminarla o disminuir los gramos que aparecen en la esta receta.

Para montar la nata sin perder la paciencia, uno de los mejores trucos es mantener la nata bien fría antes de batirla (entre 5 y 10 grados) y tener muy fríos también el bol y la varilla que vayas a usar para hacer este proceso. Si está caliente perderá consistencia y te costará mucho más montarla. Además, lo idóneo es que la nata que uses tenga un porcentaje mínimo de grasa de un 35 % (o más).

Siempre será mejor que te ayudes de unas varillas eléctricas, pero controlando la potencia, si te pasas y bates de más se cortará y tendrás una deliciosa mantequilla casera. Si no cuentas con varillas eléctricas, usa unas varillas manales y ten paciencia (y te podrás saltar la sesión de brazos del gimnasio...).

Como verás para hacer este helado no hace falta usar heladera ni ningún utensilio fuera de lo común. Lo único que debes saber para que quede cremoso es que es fundamental batirlo cada hora tres veces para evitar que se formen cristales de hielo y el helado no quede con la textura adecuada. Por lo demás, ¡es una receta facilísima y deliciosa!

Continúa leyendo nuestras recetas...