Millionaire's shortbread, el dulce británico que te encantará

Chocolate, caramelo y una base crujiente mantecada. Suena bien, ¿verdad?

Ingredientes:

Chocolatinas
Depositphotos

Para la base de galletas de mantequilla:

  • 250 g de harina común
  • 75 g de azúcar en polvo
  • 175 g de mantequilla ablandada

Para el caramelo:

  • 100 g de mantequilla o margarina
  • 100 g de azúcar mascabado
  • 400g de leche condensada

Para la capa de chocolate

  • 200 g de chocolate negro partido en trozos
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Chocolate

Elaboración:

  1. Calienta el horno a 180C con ventilador y engrasa un molde para hornear cuadrado o rectangular 20 centímetros que tenga un borde de 3 centímetros al menos. 
  2. La base de galleta de mantequilla se hace mezclando la harina con el azúcar en polvo en un bol y añadiendo mantequilla blanda. Mezcla los ingredientes hasta obtener una especie de pasta. 
    Dispón la masa aplastada sobre el fondo del molde. Pínchalo ligeramente con un tenedor.
  3. Hornea 20 minutos, o hasta que esté dorada y firme la base. Deja enfriar mientras haces el caramelo.
  4. Mezcla la mantequilla con el azúcar moscabado y la lata de leche condensada en una cazuela, sartén o similar hasta que se derrita a fuego lento y se integre todo con la ayuda de una espátula. Es importante que no se pegue el azúcar. Sube el fuego y no dejes de remover. Lleva a ebullición, baja de nuevo el fuego y cocina otros cinco minutos aproximadamente. Sigue removiendo hasta que la mezcla espese.
  5. Vierte sobre la base de galletas de mantequilla y extiéndelo.
  6. Mientras el caramelo se enfría, derrite el chocolate al baño maría.
  7. Verter sobre el caramelo una vez esté frío este para que no se mezclen las dos capas y extender.
  8. Dejar enfriar, cortar en cuadrados y servir. 

Tres capas muy bien diferenciadas con chocolate negro, caramelo y una base crujiente de galletas de mantequilla. Eso es básicamente el millionaire’s shortbread, un dulce británico que te recordará al sabor de Twix, la mítica chocolatina que tiene adictos por todo el mundo. Se sirve en porciones pequeñas, tamaño galleta precisamente, o tipo pastelitos cuadrados, para que tengas otra referencia.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo nuestras recetas...