Tarta de chocolate blanco, manzana y mango

¿Te gusta celebrar San Valentín? Si tu pareja es golosa quedará rendida con esta tarta. Y no está de más poner algún toque que estimule la pasión: se dice que el mango y las frambuesas son dos frutas afrodisíacas, además de deliciosas.

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 121 minutos
Tiempo de cocción: 105 minutos
5 comensales
Tipo de receta: Chocolate
Vegetarianos

Ingredientes:

Para la base:

  • 290 g de harina
  • 75 g de azúcar
  • 230 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 yemas de huevo
  • 30 ml de nata líquida.

Para la crema:

  • 150 g de chocolate blanco
  • 800 g de queso cremoso para untar a temperatura ambiente
  • 170 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla.

Para el relleno:

  • 2 manzanas
  • 4 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
  • 70 g de azúcar.

Para la salsa:

  • 4 mangos maduros
  • 1 vasito de zumo de naranja natural
  • azúcar (opcional)

Para decorar:

  • 1 mango
  • frambuesas
  • ralladura de chocolate blanco.

Elaboración:

1. Primero hacer la base. Mezclar los ingredientes y trabajarlos hasta conseguir una masa homogénea (se puede hacer en el robot eléctrico). Envolver la masa con film transparente y guardar en la nevera durante 1 hora.
2. Sacar la masa del frío y estirarla sobre una superficie ligeramente enharinada y cortar un círculo del tamaño de la base de un molde desmontable (de 24 a 2 cm de diámero). Ponerlo en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y hornear a 180 ºC hasta que el bizcocho esté dorado (unos 20 minutos). Dejar enfriar y colocarlo en el fondo del molde desmontable.
3. Para preparar la crema, fundir el chocolate blanco, troceado, en un cazo al baño María. Mezclar con el queso de untar, el azúcar, los huevos y la vainilla.
4. Para hacer el relleno, pelar las manzanas y cortarlas en trozos o láminas. Ponerlas en una sartén con la mantequilla y el azúcar hasta que se evapore todo el líquido que suelten.
5. Colocar las manzanas caramelizadas en el fondo del molde, sobre la base horneada, y cubrir con la mezcla de queso y chocolate. Alisar la superficie con una pala de silicona.
6. Volver a hornear, al baño María, tapado el molde con papel de aluminio, durante 60 minutos a 180 ºC. El pastel debe quedar blanco y no dorado.
7. Sacar del horno, dejar enfriar y meter durante 6 horas en la nevera.
8. Poco antes de sacar de la nevera, hacer una salsa o coulis de mango: pelar las 4 piezas, trocearlas y triturarlas en la batidora con el zumo de naranja (los más golosos pueden agregar un poco de azúcar).
9. Desmoldar y decorar con láminas de mango y frambuesas en forma de flores, y chocolate blanco rallado. Servir con la salsa de mango en una salsera aparte.

¿Qué debes saber del chocolate blanco?

En realidad, aunque se llama chocolate, no lo es pues en su composición carece de pasta de cacao. Se elabora con manteca de cacao (al menos debe contiene un 20 %) sólidos lácteos (14 % de leche en polvo o condensada y 3,5 % de grasa láctea) y azúcar (55 %). También lleva lecitina como emulsionante y vainilla. Por supuesto, el chocolate blanco carece de los beneficios nutricionales del cacao, pero por su contenido lácteo es más rico en calcio. 

Para hacer repostería te aconsejamos que compres chocolate blanco especial para fundir. Y que no te den gato por liebre: el de calidad no es completamente níveo, sino de un suave tono marfil. 

El toque afrodisíaco

Hay alimentos a los que se les atribuye un poder afrodisíaco o capacidad de aumentar el apetito sexual. Esto tiene más de mito y leyenda que base científica pero ¿por qué no jugar a creérselo y hacer que la cita amorosa sea más estimulante y divertida?
El caso es que las frambuesas, al igual qque las fresas,  están consideradas como uno de los mejores frutos afrodisíacos. Además de su intenso color rojo, su forma de pequeñas pulpas cónicas, su jugosidad, etc. generan endorfinas –como el chocolate negro-, una sustancia asociada a los sentimientos de placer, la euforia y la sexualidad porque proporciona sensación de bienestar. En la medicina oriental incluso se utilizan, cuando están verdes, para combatir la impotencia y eyaculación precoz masculina.
Lo mismo ocurre con el mango, que contiene triptófano, un aminoácido que regula los niveles de serotonina en nuestro cerebro y que se conoce también con el nombre de “hormona de la felicidad”.
¿Y qué decir de la manzana? Durante toda Antigüedad y la Edad Media se le atribuía cualidades afrodisíacas ya que fue la fruta por la que Adán y Eva descubrieron “el pecado” y la pasión.
Ahora bien, si quieres convertir esta tarta en un auténtico y potente postre estimulante del deseo, sustituye el chocolate blanco por chocolate negro, el afrodisíaco por excelencia; eso sí que contenga por lo menos un 70 % de cacao (se cuenta que el rey azteca Moctezuma se tomaba una bebida espumosa elaborada con cacao antes de acudir al dormitorio e sus esposas)


Foto: Fernando Ramajo.

Continúa leyendo nuestras recetas...