Campero malagueño, ¿conoces este rico bocata?

Estas son las razones por las que deberías comerte un campero y no una hamburguesa si pasas por la ciudad andaluza de Málaga.

Campero malagueño tradicional
Campero malagueño tradicional (Vía Instagram: @hnos.dorado)

Son crujientes, económicos y están increíblemente buenos. Los camperos son unos bocadillos típicos de Málaga, pero están tan ricos y son tan peculiares que, como afirman la mayoría de los malagueños, deberían extenderse por toda España. Se trata de un bocata muy completo cuyo sabor es difícil de describir, y es por ello que merece la pena probarlo si pasas por la ciudad andaluza.

El campero malagueño tradicional está elaborado con jamón york, queso, lechuga, tomate y mayonesa. Estos ingredientes se introducen en un mollete antequerano (pan redondo) y después se calienta el bocadillo en un grill para darle el toque crujiente. Una receta tan sencilla como deliciosa que hoy en día presenta muchas variantes.

El campero, además, sirve tanto para el almuerzo como para la cena, siendo más habitual comerlo por las noches en hamburgueserías o bares. Aunque no deja de ser un bocata, no encontraréis a ningún malagueño desayunando un campero -para eso ya tienen otro bocadillo tradicional- así que solo es posible encontrarlo a partir del mediodía.

Historia del campero malagueño

Los orígenes del campero se remontan a los años cincuenta, aunque comenzaron a popularizarse en los ochenta cuando se inventó la receta tradicional. En esta época el plan de moda consistía en acudir a los estrenos de cine con los amigos, y el campero resultaba un bocadillo perfecto para comentar la película mientras se cenaba en grupo.

Pronto comenzaron a comercializarse en algunos locales y adquirieron mucha fama, expandiéndose rápidamente por toda la ciudad. Hoy en día son un referente de la gastronomía malagueña y, pese a que existe una gran variedad de comida rápida -hamburguesas, kebabs o pizzas entre otros- los malagueños siguen prefiriendo este suculento bocata.

Para todos los paladares

Campero malagueño
Campero malagueño tradicional (Vía instagram: @perita_bcn_)

Pese a que la receta tradicional está elaborada a base de jamón york, queso, lechuga, tomate y mayonesa, hoy en día existen camperos para todos los gustos. Así, en algunos locales podrás encontrar hasta cuarenta variedades diferentes, y todos para chuparse los dedos.

Camperos de carne mechada, pollo asado, ternera, tortilla de patatas, bacon, roquefort o atún entre un sinfín de ingredientes dependiendo del lugar donde te lo pidas. También es posible encontrar camperos vegetales o veganos.

El secreto está en el pan

¿Cómo algo tan sencillo puede estar tan bueno? El secreto, como siempre, se encuentra en el pan empleado. Para elaborar un buen campero se debe utilizar un mollete antequerano (pan redondeado, blando y esponjoso) que después se tuesta en la plancha. Cabe destacar, además, que no todos los molletes son iguales, ya que existen molletes específicos para este bocata que son de mayor tamaño. 

Tras pasarlo por el grill, el pan se aplana y adquiere una textura muy crujiente. También aparecen las míticas rayas del campero, lo que lo hace todavía más auténtico y original.

Camperos fuera de Andalucía

Pese a que sigue siendo un bocata local, ya es posible encontrarlo fuera de Andalucía. En Madrid, por ejemplo, hay varios restaurantes donde se puede acudir a probar el auténtico bocadillo: ‘Camperos malagueños’ (Chamberí) y ‘Granjero busca Campero’ (Chueca).

Y tú, ¿a qué esperas para probarlo? ¡Seguro que te enamoran!

 

Continúa leyendo