Conchas con tomate confitado

Renueva tus recetas de pasta con este plato de conchas con tomate confitado. ¡Riquísimo y listo en un periquete!

Ingredientes:

  • 16 conchas grandes de pasta
  • 16 tomatitos cherry
  • 2 lonchas de jamón ibérico
  • hojas de rúcula
  • aceite de oliva
  • sal
  • orégano
  • pimienta
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Pasta
Light
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Cocer la pasta en agua hirviendo con sal el tiempo que ponga en el envase o 10 minutos.
  2. Escurrir la pasta.
  3. Partir los tomates cherry en cuartos
  4. Saltearlos con un poco de aceite caliente.
  5. Cortar en tiras finas las lonchas de jamón.
  6. Lavar y secar las hojas de rúcula.
  7. Mezclar las hojas con los tomatitos y el jamón.
  8. Espolvorear la mezcla con orégano.
  9. Finalmente, rellenar las conchas de la pasta.

Cómo confitar tomate en casa

¿Te atreves a confitar el tomate en casa? La forma de hacerlo es superfácil y podrás guardarlos en tarritos para consumirlos cuando quieras.

En primer lugar, debes comprar tomates que estén en su punto exacto de maduración, fíjate también en que no tengan golpes o roturas. Cuando llegues a casa, pon a hervir agua en una cacerola y mete los tomates durante 1 minuto. Sácalos y añádelos directamente en una olla con agua fría.

Después, debes quitarles la piel a los tomates y depositarlos en una olla. Evita que los tomates, una vez pelados, se peguen entre ellos. Espolvorea azúcar moreno, tapa con un paño la cazuela y déjalo reposar durante aproximadamente 12 horas.

Al día siguiente, pon agua a fuego lento y añade los tomates, debes dejarlos cocer durante 30 minutos (el tiempo dependerá del tamaño de los tomates). Una vez pase este tiempo, añádelos junto con el almíbar, es decir, el liquidito que ha quedado en la olla después de cocerlos, en diferentes tarritos. El tamaño depende de la cantidad de tomate confitado que hayas hecho, lo importantes es que estén bien limpios y preferiblemente que sean de cristal.

Existe otra forma de confitar los tomates: utilizando el horno. El proceso consta de pelar y extraer las semillas del tomate. Déjalos boca abajo durante un rato para eliminar el aguilla propia de los tomates. Échale sal y pimienta y colócalos en una bandeja en el horno a una temperatura de 170 grados durante media hora. Transcurrido este tiempo, sácalos y añade aceite por encima para posteriormente, volver a hornear durante 20 minutos más. ¡Listo! Ya tienes tus tomates confitados al horno.

Como puedes comprobar, confitar tomate es muy fácil y puedes hacerlo de estas dos maneras sin ningún tipo de problema. Utiliza los tomates confitados como guarnición para acompañar alguna comida o como en esta receta, para que sea un ingrediente más en tus platos. También puedes tomarlos con pan tostado o crepes o acompañarlos con algún tipo de embutido o queso.

Finalmente, para servir estas conchas con tomate confitado te aconsejamos que, aunque sirvas los bocaditos en bandejas, dispongas de pequeños platitos en un rincón de la mesa para que cada uno vaya cogiendo la cantidad que quiera. Este plato de pasta es ligero y muy sabroso. Además, es ideal para el verano, ya que se puede tomar frío, como si fuese una ensalada. ¡No habrá quién se resista!

Continúa leyendo nuestras recetas...