Recetas de siempre

Albóndigas caseras de pollo, una receta que no te puedes perder

Sigue paso a paso nuestras indicaciones para preparar unas jugosas albóndigas de pollo perfectas para el almuerzo o la cena.

Las albóndigas son uno de los platillos más recurrentes que podemos hacer con carne picada, son sencillas de preparar, quedan buenísimas, y además puedes servirlas con una gran variedad de salsas diferentes y guarniciones diversas. En nuestro caso haremos una receta súper sencilla pero al mismo tiempo deliciosa, unas albóndigas de pollo en salsa de tomate. ¿Quieres saber cómo se hacen?

Uno de los aspectos más importantes para que las albóndigas te queden perfectas, es el sabor de la carne. Para ello, como la carne de pollo tiene más bien poco sabor, es fundamental que la sazones con diferentes ingredientes como hierbas y especias que le aporten ese extra de gusto que estamos buscando.

¿Al horno, fritas o al vapor?

Antes de poner las albóndigas en la salsa, hay que cocinar la carne, de modo que queden bien jugosas por dentro, y al mismo tiempo, doradas y algo crujientes por fuera. Para conseguir ese resultado es imprescindible pasarlas por harina, de forma que se cree una capa alrededor de la carne y que ésta quede bien sellada. Tanto si las cocinas al horno como si las haces fritas, el resultado será igualmente bueno, con la única diferencia de que al horno, las albóndigas tendrán menos calorías.

Si quieres hacer tus albóndigas aún más ligeras, sólo tendrás que cocerlas al vapor unos 12 minutos, sin necesidad de enharinarlas primero. La carne quedará súper tierna y jugosa, y tendrás unas albóndigas totalmente libres de grasa.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes
Light

Ingredientes:

  • 500 g de pechuga de pollo
  • 50 g de pan de molde (sin corteza)
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Harina

Para la salsa de tomate

  • 1 cebolla
  • 800 g de tomate pera en lata
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de albahaca
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

  1. Lava las pechugas y límpialas para eliminar los posibles restos de grasa. Remoja la miga de pan en la leche, y pela y pica finamente el ajo. Pica finamente las pechugas con un cuchillo bien afilado hasta que obtengas la carne picada.
  2. Mezcla la carne picada con la miga de pan, el ajo picado, el huevo, y una pizca de sal y pimienta. Remueve bien hasta que consigas una mezcla homogénea.
  3. Con ayuda de una cuchara, coge porciones de carne y forma bolitas con las manos. Enharina las albóndigas y fríelas por tandas en una sartén con aceite bien caliente hasta que queden bien doraditas. No olvides dejarlas escurrir sobre papel absorbente de cocina.
  4. Para preparar la salsa de tomate, pela y pica finamente la cebolla, y póchala en una sartén con 3 cucharadas de aceite bien caliente durante 5 minutos. Escurre los tomates y agrégalos a la sartén. Sazona al gusto, agrega el laurel y la albahaca, y cuando llegue a ebullición, baja el fuego y deja cocinar los tomates a fuego medio unos 10 minutos.
  5. Pasado el tiempo, retira la albahaca y el laurel, y tritura la salsa de tomate con la batidora. Vierte la salsa en una cazuela, añade las albóndigas, y cocínalas 10 minutos más a fuego medio.

Continúa leyendo nuestras recetas...