Filetes de gallo confitados

El gallo es uno de los pescados más atractivos para cocinar porque no es excesivamente caro comprado fresco. Aunque tiene menos sabor que el lenguado suele cocinarse del mismo modo. Es muy típico hacerlo...

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 121 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
3 comensales
Tipo de receta: Carnes
Light
Sin gluten

Ingredientes:

-3 gallos grandes
-2 calabacines
-4 cebolletas
-2 latitas de huevas de salmón
-300 ml de aceite de oliva
-200 ml de caldo de pescado
-1 manojo de eneldo fresco
-pimienta molida
-sal

Elaboración:

Poner el aceite en un cazo –reservando 1 cucharada–, calentarlo sin que hierva y, fuera del fuego, agregar el manojo de eneldo –apartar también unas ramitas–. Tapar el cazo y dejarlo en infusión durante 8 horas.

Lavar muy bien los calabacines y formar unas bolitas pequeñas. Escaldarlas en agua hirviendo con sal durante 1 minuto. Refrescarlas en agua fría, escurrirlas y secarlas muy bien.

Eliminar los tallos de las cebolletas y cortarlas en rodajas finas. Calentar 1 cucharada de aceite en una sartén y rehogar las cebolletas sin que lleguen a adquirir color. Agregar las bolitas de calabacín y saltearlas durante 1 minuto a fuego vivo. Regar con el caldo de pescado y sazonar con sal y pimienta molida.

Sacar 4 filetes de cada gallo con la ayuda de un cuchillo muy afilado. Salpimentarlos por ambos lados y disponerlos en una fuente. Cubrirlos con el aceite de eneldo y confitarlos en el horno precalentado a 65 ºC durante 10 minutos.

Retirar la fuente del horno, escurrir el pescado muy bien y repartirlo en los platos.

Servirlo con la salsa de cebolleta y bolitas de calabacín y las huevas de salmón. Espolvorear con el eneldo reservado.
 
Una buena idea: si el sabor del eneldo no te gusta, puede eliminar el aceite de eneldo de la receta y añadir vino blanco al rehogar la cebolletas y saltearlas con el calabacín. En Galicia es frecuente preparar el gallo con una salsa de albariño y en el País Vasco con txakoli. En otros países se hace con una salsa de cerveza y en Francia con vino tinto. Tú eliges.

Continúa leyendo nuestras recetas...