Tres trucos para freír un huevo sin que salte el aceite

¿Quién no se ha quemado alguna vez al freír un huevo? Tenemos tres trucos que lo evitarán.

¿Eres de esas que se pone en pose de banderillera para freír un huevo y evitar quemarse? Tenemos tres trucos para lograrlo de manera mucho más sencilla.

 

Aquí, la que más y la que menos se ha quemado alguna vez con el aceite al freír un huevo. Hay trucos para evitar que salte el aceite a freírlo y hemos recopilado tres que son muy efectivos:

 

- Sal: pon a calentar el aceite en la sartén y añade un poco de sal (una pizca). Cuando el aceite ya esté caliente, echa el huevo. La sal evita que el aceite salte.

 

- Harina: otro truco muy popular es esparcir un poquito de harina (la punta de un cuchillo) en el aceite antes de echar el huevo. ¡Ni resto de salpicaduras!

 

- Cáscara de huevo: es uno de los trucos más utilizados. Consiste en añadir media cáscara del mismo huevo que vas a freír sobre el aceite de la sartén y no retirarla mientras fríes el huevo. De esta manera, el aceite no salta.

Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

CONTINÚA LEYENDO