Revista Mía

¡No la tires! Ideas para aprovechar la piel del plátano

Aunque se suele desechar, la piel del plátano es tan nutritiva como el interior. Toma nota de estas ideas para sacarle el máximo partido en la cocina.

Todos conocemos las propiedades del plátano para la salud: contiene fibra, potasio y es rico en triptófano, aminoácido que el cuerpo transforma en serotonina (la hormona de la felicidad). Sin embargo, lo que muchos no saben es que también tiene muchos usos en la cocina, más allá de usarlo como sano tentempié. Nos referimos a la piel de plátano, que normalmente acaba en la basura. Bien, pues no volverás a desecharla después de conocer todo lo que tiene que ofrecer.
Si ya has descubierto los increíbles usos del plátano para la salud y cosmética, es hora de que conozcas todo lo que puedes hacer con la piel de plátano, que, aunque no lo creas, es tan nutritiva como el interior. Contiene vitaminas A y B, fibra, antioxidantes y hierro, nutrientes que te estás perdiendo al tirarla a la basura. También es rica en ácido salicílico, ácido cítrico (astringentes y con propiedades blanqueadoras), manganeso, magnesio y potasio. Puedes aprovecharla, por ejemplo, para nutrir tus plantas y favorecer su correcto crecimiento, aunque no es el único uso que puedes darle. La piel de plátano es protagonista de muchos remedios caseros pero también es útil en la cocina.

¿Cómo aprovechar la piel de plátano?

La piel de plátano tiene un montón de usos a nivel gastronómico que quizá desconocías. Uno de ellos es el agua de plátano, o lo que es lo mismo,  el resultado de dejar reposar durante unas horas o hervir la cáscara. Con ella puedes hacer infusiones, smoothies o bebidas refrescantes, nutritivas e hidratantes. También puedes hacer una infusión de plátano. Solo tienes que hervir un poco de agua y añadir los trocitos de la piel de un plátano (mejor si está maduro). Deja que cueza durante 10 minutos y después añade canela y leche o tu bebida vegetal favorita.
Si te preguntas cómo hacer bacon vegano en casa, la respuesta es muy fácil: con cáscara de plátano. Pela el plátano y conserva la parte de la piel. Añade pimentón, ajo en polvo, una pizca de sal y el aderezo que más te guste. Cocínalo a la plancha con unas gotas de aceite de oliva y deja que quede bien tostado.
Otra manera de utilizarlo en la cocina vegana es a modo de sustituto de la carne en recetas como el pulled pork. Para esta receta, es mejor utilizar la cáscara de un plátano bien maduro y retirar las fibras sobrantes con una cuchara. Después, hay que raspar la piel con un tenedor para lograr tiras de piel de plátano. Sazona con pimentón (dulce o ahumado), sal, pimienta, ajo y mostaza en polvo. Cocínalas en una sartén con unas gotas de aceite de oliva... ¡y listo!
También puedes añadirlo al banana bread. Te recomendamos que antes de utilizarla, cortes la piel de plátano en trozos pequeñitos y la hiervas durante al menos 20 minutos. Pasado este tiempo, ya está lista para licuarla con la pulpa y añadir al resto de ingredientes de tu bizcocho.
tracking