Revista Mía

La receta de chucrut definitiva para acompañar a tus asados

Del francés, choucroute. Del alemán, sauerkraut. Esta col fermentada es uno de los alimentos probióticos más populares y prepararla en casa es mucho más sencillo de lo que pueda parecer. 

El chucrut es una fermentación láctica de col blanca o repollo típica de la gastronomía centroeuropea, y es una de esas recetas de fondo de armario que podemos tener en la despensa siempre. Nos encaja perfectamente con bocadillos y sándwiches como guarnición, por ejemplo junto a un sandwich de pastrami. Es el acompañamiento ideal de todo tipo de asados, bien sean de carne como de aves y por supuesto con platos como el codillo de cerdo. También funciona fenomenal en ensaladas y como harían en Alemania, con salchichas.
Este probiótico cargado de beneficios (es una fuente de fibra y contiene vitaminas C y K, potasio, calcio y fósforo, por ejemplo), es muy sencillo de hacer en casa ya que se trata de una col en salmuera para la que solo necesitamos tres ingredientes: repollo, sal y agua.

Ficha 

  • Tiempo de preparación + de dos horas
  • Tiempo de cocción -
  • Porciones -
  • Tipo de receta (n/a)
  • Precio -

Ingredientes

  • 1 kg de col blanca o repollo
    20 g de sal
    Agua (hervida previamente y fría)

Elaboración

Receta de chucrut

Receta de chucrut

Lo más importante de la receta son las proporciones de sal y repollo. Según la receta tradicional debe existir una proporción de entre el 2% y el 2,5% del peso de la col o repollo en sal. Es decir, si usamos 1 kilo de repollo tendremos que usar 20 gramos de sal.

Una vez hechas las proporciones cortamos el repollo en tiras finas (podemos usar una mandolina para que nos quede lo más uniforme posible), colocamos en un bol amplio y añadimos la sal, masajeando la verdura para que llegue a toda, y dejamos que repose durante seis horas tapándolo con papel film y en un espacio fresco y seco.

Una vez pasadas esas primeras seis horas, el repollo habrá soltado agua. Si esta no lo cubre, echaremos agua hervida (importante que se haya enfriado antes de añadirla) y cubriremos todo el repollo. Vamos a colocar un plato encima aplastando el repollo y sobre el plato, algo que pese, y dejaremos reposar durante al menos dos semanas en un espacio fresco y seco (entre 18 y 20º es la temperatura perfecta). Una vez fermentado podemos guardarlo en tarros de cristal hermético en la nevera, conservándose durante meses en perfecto estado.

tracking