Revista Mía

Los mejores consejos para un puré de patatas perfecto y muy cremoso

Una de las guarniciones más sencillas y deliciosas para acompañar todo tipo de platos es el puré de patatas, con nuestros consejos te quedará tan bueno, que querrás probarlo con más de una receta.

El puré de patatas es una de esas recetas que siempre debemos tener en mente para acompañar nuestros platos de los menús semanales. Es sencillo, económico, y además perfecto para todos los miembros de la familia. Una de las mayores ventajas que presenta es que al ser una receta tan versátil, quedará bien con una gran variedad de platos como guarnición. Si no consigues que te quede perfecto, sigue nuestros consejos para que hagas en casa el puré de patatas más delicioso.

Elije una buena variedad de patata

Lo primero que debes tener en cuenta para hacer un puré de patatas buenísimo es el tipo de patata. No será lo mismo utilizar una patata de freír que una de guarnición o una harinosa. Para que el puré de patatas te quede de diez, lo mejor será que elijas una variedad de patata harinosa que no sea demasiado nueva ni vieja. Lo importante es que tengan bastante fécula para que la textura del puré quede lo mejor posible. Variedades como la Monalisa, Baraka, Desiree o Duchesse son las mejores. De esta forma tan sencilla, ya te aseguras de que la receta va por buen camino y que obtendrás un buen puré de patatas cremoso.

La cocción de la patata

Nuestra sugerencia es cocer las patatas enteras y sin pelar. De este modo, absorberá una menor cantidad de agua y conservará la mayor parte del almidón. Como resultado, obtendrás un puré más consistente y suave que ligará a la perfección con la leche. Después de haberlas cocido, retirar la piel será tan sencillo que lo podrás hacer incluso sin cuchillo. Recuerda agregar un buen puñado de sal al agua de cocción, así te quedarán más sabrosas desde el principio. Normalmente las patatas estarán cocidas en unos 20 minutos, pero de todos modos, pínchalas con un cuchillo para comprobar la cocción.

Machacar la patata

Este punto es fundamental para conseguir una buena consistencia en el puré y tienes varias formas de hacerlo. Puedes pasar las patatas por un pasapurés que te permitirá obtener la mejor textura posible. En caso de que no tengas uno en casa, un tenedor servirá, eso sí, debes tener en cuenta que tienes que hacerlo lo más rápido posible para que la patata no se enfríe y quede grumosa. Jamás utilices una batidora, lo único que conseguirás será una masa chiclosa nada agradable al paladar.

Hacer el puré

Una vez tengas las patatas machacadas y aun estén calientes, agrega la mantequilla cortada en trozos y remueve hasta que se funda. El último paso, será agregar la leche, y lo que es fundamental es que esté caliente, sino tu puré quedará frío, y calentarlo sin que se pegue no es tarea fácil. Para que la textura del puré sea más cremosa, puedes agregar un chorrito de nata líquida, el resultado será inmejorable. Una vez agregada la leche, sólo tendrás que remover con ayuda de una cuchara de madera y sazonar al gusto. Nosotros recomendamos la sazón clásica para el puré de patatas: Sal, una pizca de pimienta, y nuez moscada. Para darle un extra de color y sabor, te quedará delicioso con un poco de perejil o cebollino espolvoreado.
tracking