Revista Mía

Muslitos de pollo guisados con setas y tomillo

Prepara esta sencilla pero sabrosa receta de muslitos de pollo con setas y tomillo perfecta para un almuerzo familiar de domingo.

El pollo es uno de esos ingredientes que puede prepararse de mil formas distintas y nunca cansarte. Además es económico y tan versátil, que podrás cocinarlo utilizando cualquier técnica. Aunque una de las formas más comunes sea cocinarlo en filetes y a la plancha, en esta ocasión cocinaremos únicamente los muslitos a fuego lento en un delicioso guiso que podrás acompañar servido con una guarnición de arroz blanco cocido o una pasta como los macarrones. De esa forma la guarnición quedará impregnada con la salsita del pollo que es toda una delicia.
Te daremos los trucos infalibles para que consigas una salsa cremosa y llena de sabor. Se prepara con setas, un poco de tomillo fresco, nuez moscada, pimienta, y nata líquida. El pollo te quedará delicioso si lo marcas primero en una sartén a fuego vivo con unas gotas de aceite de oliva. De esa forma estará doradito por fuera, y jugoso por dentro.
Para servirlo de manera que quede más vistoso en la mesa, puedes hacerte de una buena cazuela de barro para que la presentación sea impecable. Lo ideal es que sirvas aparte la guarnición, ya sea de pasta o arroz para que cada comensal se sirva lo que le apetezca.

Ficha 

  • Tiempo de preparación 10 min
  • Tiempo de cocción 30 min
  • Porciones 4
  • Tipo de receta Dieta sin gluten
  • Precio -

Ingredientes

  • 8 muslitos de pollo
  • 250 g de setas
  • 1 cebolla
  • 250 ml de nata líquida
  • ½ vaso de caldo de pollo
  • 25 g de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Ramitas de tomillo fresco
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada

Preparación

Lava los muslitos de pollo, sécalos con papel absorbente, y sazónalos con un poco de sal y pimienta, y pela y corta en plumas la cebolla

Limpia, lava, y seca las setas antes de trocearlas

Lava bien las ramitas de tomillo, sécalas, y deshójalas reservando unas cuantas para decorar el plato

Calienta 3 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela de buen tamaño y dora los muslitos de pollo 3 minutos por cada lado

De este modo te quedarán doraditos por fuera y tiernos por dentro

Retira y reserva la carne y el jugo que vaya soltando, te servirá después para ligar la salsa

En el mismo aceite, rehoga la cebolla 5 minutos hasta que quede casi transparente

Agrega la mantequilla, y cuando se haya fundido, incorpora las setas troceadas y cocínalas un par de minutos

Agrega el pollo, su jugo, el ½ vasito de caldo y remueve

Deja cocer un par de minutos antes de incorporar la nata líquida

No te olvides de condimentar la salsita con un poco de pimienta y nuez moscada

Añade las hojitas de tomillo, rectifica de sal, y deja cocer el guiso 20 minutos a fuego lento removiendo de vez en cuando

Cocinando el pollo a fuego lento la salsita quedará con el punto idóneo de espesor

Si te gusta más ligera basta con que añadas un chorrito de leche un par de minutos antes de finalizar la cocción

Pasado el tiempo, retira la cazuela del fuego, deja que repose al menos 5 minutos, y traspasa el pollo con la salsa a una cazuela para ponerla directamente en la mesa con la guarnición que elijas aparte

Sirve la cazuela decorada con unas ramitas de tomillo fresco

tracking