Revista Mía

Recetas con huevo cocido, ligeras y sencillas

El huevo cocido, además de ser un alimento muy saludable, es altamente saciante y una importante fuente de proteínas de alto valor biológico. Son muchos los platos que puedes preparar con este alimento, y más fáciles de lo que crees. Te mostramos algunas recetas ligeras con huevo cocido.

Estamos de acuerdo en que el huevo es un alimento que, servido como ingrediente principal es perfecto, pero también cuando tiene un papel algo más secundario, ¿verdad? Existen muchas maneras de cocinarlo, aunque una de las más sencillas y healthy (por eso de que no lleva ninguna grasa añadida) es hacerlo cocido. Y créenos: recetas con huevo cocido hay muchas (y todas para chuparse los dedos).
Este alimento es un básico en la dieta de cualquier persona fitness o que se dedique (con mayor o menor intensidad) al mundo del deporte. El huevo cocido es una buena fuente de ácido fólico y vitaminas, así como de proteínas de alto valor biológico, que ayudan a desarrollar los músculos. Y por si te parecía poco, el huevo cocido se caracteriza por ser saciante, por lo que ayuda a reducir el apetito.
Ahora, la práctica: para que tus huevos cocidos queden de 10, es mucho mejor que sean frescos y dejar que se atemperen un poco antes de cocinarlos. Agrega un poco de sal al agua y si quieres, un chorrito de vinagre. El agua tendrá que hervir y con 10 minutos, el huevo debería estar perfectamente hecho, aunque depende del punto al que te guste. Una vez pasado el tiempo, apaga el fuego y deja los huevos en el agua hasta que se enfríen.
Ha llegado el momento de añadirlos a tus recetas estrella. ¿Que andas algo escasa de ideas? Don´t worry, estas son nuestras recetas con huevo cocido favoritas.

Huevos rellenos de aguacate y tomate

Darle una vuelta a la receta tradicional de los huevos rellenos (que suelen prepararse con atún) es siempre una buena idea. En este caso solo necesitarás unos pocos ingredientes: huevos, aguacate, tomates frescos, mayonesa, sal y pimienta. Arrasarás con ellos, ¿has visto qué pinta?

Bowl de quinoa, calabacín y huevo

Un plato completo, saludable y con el que no te faltarán energías durante todo el día. Prepara el calabacín a la plancha, agrégalo a la quinoa y termina con el huevo cocido y semillas de sésamo y chía para conseguir una textura crujiente.

Menestra

La de toda la vida, la que hacían nuestras abuelas. Podrás hacerla con guisantes congelados (para hacerlo mucho más cómodo) y añadir unas rodajitas de tu chorizo predilecto, para darle un plus de sabor. No te olvides de la zanahoria, la patata, la cebolla, unas hojas de lechuga, laurel, caldo vegetal y un poco de aceite y sal. Si quieres darle un poquito de color, puedes añadir cúrcuma.

Ramen de carrilleras y algas wakame

Si el ramen no llevara huevo, seguro que lo echarías de menos. Y aunque tendamos a pensar que el ramen requiere de mucha preparación (en parte es cierto), también hay recetas sencillas con las que darte una alegría sin demasiado trabajo. Elige una carne tierna (como las carrilleras), caldo de pollo, pasta miso y tus noodles favoritos. Agrega las algas, cebollino y un poco de ajo y jengibre en polvo.

Huevos gratinados

Este es sin duda uno de esos platos que encantará a los más pequeños de la casa. Es jugoso, lleva queso y es fácil de comer. Puedes presentarlo como entrante, acompañamiento o incluso como plato único. Te adelantamos que toda la family querrá una segunda ronda.

Ensalada de pechuga de pollo, cebolla, huevo cocido y yogur griego

¿Andabas buscando una receta refrescante, ligerita y cero complicada de hacer? Entonces esta es tu ensalada. Además, ¡superhealthy! La pechuga de pollo está cocida y si eliges yogur griego al natural y sin azúcares añadidos, obtendrás un plato completo y muy saludable.

tracking