Revista Mía

Tomates verdes fritos, la receta que te encantará aunque no hayas visto la película

La novela que da título a la famosa película toma el nombre de una receta popular de Alabama que te descubrimos en esta pieza.

31 años tiene ya una de las películas con el título más pegadizo y carismático de la historia del cine: Tomates verdes frutos. Puede que no recuerdes una sola escena de la cinta, lo cual es difícil porque la reponen a menudo en televisión, incluso es posible que no la hayas visto entera en tu vida, pero si estabas vivo en los 90, sabes de su existencia.
Es más, hay gente que piensa que “tomates verdes fritos” no es más que el título de esta película dirigida por Jon Avnet. Pero no, resulta que antes que película estaba la receta con la que comparte nombre la novela de Fannie Flagg en la que se inspira la peli. En concreto, una preparación típica del sur de Estados Unidos, quizá la más rica a nivel gastronómico del país.
¿Y en qué consiste la receta de tomates verdes fritos? Pues no tiene mucho misterio el asunto. Se trata ligeramente de lo que su nombre dice de ella: tomates fritos. Eso sí, estarás pensando que algo habrá que ponerle a los tomates para que queden bien fritos, y así es: se enharinan y empanan, de manera que podemos decir que son rodajas de tomate empanadla y servidos con salsas para mojar.
Si eres amante de las recetas internacionales, este plato propio de la gran pantalla te encantará. Además, es una manera perfecta de aprovechar los tomates que aún no están maduros. Original, rica y fácil: te chivamos los trucos para hacer tomates verdes fritos de 10.

Tomates verdes fritos

Los tomates verdes fritos, como te puedes imaginar, no son un plato único, sino más bien una guarnición o aperitivo para compartir, y aunque ya no tienen la fama que adquirieron tras el estreno de la película en 1991, siguen siendo una forma recomendable de probar estos tomatillos verdes mexicanos que en el recetario popular de Alabama se preparan así, empanados y fritos.
En el libro de Fannie Flagg, Original Whistle Stop Café Cookbook, la receta indica que lleva buttermilk, pero no es fácil de encontrar. La puedes hacer, en cuyo caso tienes que utilizarla para mezclarla con el huevo en el que bañas primero los tomates verdes antes de pasarlos por una mezcla de harina de trigo y harina de maíz —no maicena—. , –

Cómo prepararlos

Pero si lo que quieres es probar la esencia de la receta y no complicarte la vida, la receta que compartimos contigo a continuación compartimos contigo es fácil y rica, y también son tomates verdes fritos, que es el objetivo. Además, para ser justos, es la versión del blog de cocina del The New York Times, que es una referencia indispensable cuando toca profundizar en el recetario popular de Estados Unidos.
Ingredientes:
  • Medio kilo de tomates verdes
  • Media taza de harina de maíz (o una mezcla con harina de trigo)
  • Sal y pimienta recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra
Paso a paso
  1. Corta los tomates en rodajas de aproximadamente 1.25 cm de grosor.
  2. Sazona la harina de maíz con sal y pimienta y baña las rodajas de tomates verdes en ella. Puedes hacer esto en un bol grande o una fuente para hornear más plana. En principio, no usarás toda la harina de maíz pero ten a mano dicha cantidad por si acaso. También puedes hacerlos con mezcla de harinas, usando parte de trigo.
  3. Calienta una sartén grande y honda, ya sea de hierro fundido o antiadherente, a fuego medio alto y agregue suficiente aceite para cubrir el fondo y que tape las rodajas rebozadas por completo, igual que cuando fríes croquetas, por ejemplo.
  4. Fríe los tomates por cada lado hasta que estén dorados, unos dos o tres minutos por lado.
  5. Escurre sobre papel de cocina o sobre una rejilla el exceso de aceite.
  6. Mantén caliente en un horno bajo el microondas hasta que todos los tomates estén fritos. Sirve en caliente o templado.
tracking