Revista Mía

Cómo hacer un budín de ciruela navideño

El budín de ciruelas es, posiblemente, uno de los pudines más populares que existen, especialmente porque suele convertirse en uno de los dulces navideños por excelencia en algunos países europeos. Descubre cómo puedes hacerlo.

De hecho, su receta más original se remonta a la época victoriana, aunque su origen se remonta, es cierto, a la época medieval. No obstante, su forma “moderna” (es decir, tal y como lo conocemos hoy en día), data del siglo XIX.
Además, se trata de un postre particularmente curioso, porque, aunque es conocido con el nombre de pudín o budín de ciruela… en realidad ¡no tiene ciruelas! ¿El motivo? Lo encontramos principalmente en el hecho de que la palabra “ciruela” se usó hasta el siglo XIX para designar a las pasas en Inglaterra (de ahí su particular nombre).
En la época medieval, por ejemplo, el pudín no parecía verdaderamente un pastel, sino que se trataba de una mezcla semilíquida de ternera, ave o cordero, grosellas negras, uvas oscuras, ciruelas pasas, especias y vino. Su función principal era la de conservar la carne durante todo el invierno. Aunque fue en el siglo XVI cuando, finalmente, la mezcla se espesó añadiendo pan rallado y huevo, y empezó a ser condimentada con alcoholes fuertes (o con cerveza).
Curiosamente, este postre fue prohibido durante un tiempo, hasta que finalmente fue actualizado en el siglo XVIII por el rey Jorge I, hasta adoptar su forma moderna, y el nombre de pudín de Navidad, en el siglo XIX, momento en el que se eliminó la carne de la receta original.

Receta de budín de ciruela navideño

Foto: Istock

Receta de budín de ciruela navideñoFoto: Istock

Ingredientes:
  • 40 g de harina
  • ¼ cucharadita de levadura en polvo
  • 110 g de azúcar morena
  • 40 g de pan rallado
  • 55 g de mantequilla fría sin sal picada
  • ¼ cucharadita de jengibre molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • ⅛ cucharadita de nuez moscada molida
  • 65 g de grosellas
  • 35 g de pasas sultanas
  • 35 g de pasas Thompson (chilenas)
  • 50 g de albaricoques secos cortados
  • 45 g de dátiles sin hueso cortados
  • 40 g de arándanos secos
  • 2 cucharadas de ralladura de cítricos confitados
  • 2 cucharadas de almendras blanqueadas picadas
  • 2 huevos
  • ½ cucharadita de ralladura de limón
  • ½ cucharadita de ralladura de naranja
  • 3 cucharadas de brandy
Elaboración:
Comenzamos untando con mantequilla un molde de pudín con capacidad para 1 litro. Colocamos una hoja de papel de aluminio (con el lado de aluminio hacia arriba) sobre una hoja de papel de horno, y doblamos el centro de las hojas como para hacer un acordeón.
En un cuenco, combinamos la levadura con la harina y un poco de sal. Reservamos. En un cuenco grande, combinamos el pan rallado, la mantequilla, el azúcar moreno y las especias. Añadimos las frutas secas y confitadas, la manzana picada, la ralladura y las almendras.
En otro cuenco, combinamos los huevos con 30 ml de brandy. Añadimos los frutos secos y mezclamos. Añadimos la mezcla de harina y mezclamos. Cubrimos con papeles doblados y atamos firmemente con una goma elástica o una cuerda.
Colocamos el bol molde sobre un paño en una cacerola. Agregamos agua a la olla, hasta que llegue a la mitad. Tapamos y cocinamos durante 4 horas, manteniendo el agua hirviendo. Finalmente, retiramos del agua y dejamos que se enfríe completamente sobre una rejilla.
Con cuidado, retiramos la cuerda y el papel. Rociamos el budín con 1 cucharada de brandy. Cubrimos con una hija nueva de papel de horno, y dejamos macerar durante 7 días en el molde, en un lugar fresco y oscuro (la despensa podría ser un lugar ideal).
El pudín de ciruela se mantendrá perfectamente a temperatura ambiente durante 1 mes, siempre y cuando lo conservemos en un recipiente cerrado herméticamente.
Justo cuando sea el momento de servir, podemos colocar el bol sobre un paño en una cacerola, añadir agua a la cacerola hasta la mitad del molde, cubrir y volverlo a calentar durante 2 horas. En esta ocasión, es preferible mantener el agua hirviendo, pero a fuego lento. Finalmente, retiramos del agua, retiramos el papel de aluminio, e invertimos el budín en un plato para servir.

Cómo hacer una salsa de brandy para el budín de ciruela

Ingredientes:
  • 55 g de mantequilla sin sal, ablandada
  • 55 g de azúcar morena
  • 1 cucharada de brandy
Elaboración:
En un cuenco, batimos la mantequilla ablandada junto con el azúcar, durante al menos 5 minutos (o hasta que quede muy suave). Añadimos el brandy y volvemos a batir.
¡Listo! Luego solo tendremos que servir esta deliciosa salsa con nuestro budín de ciruelas.
tracking