Revista Mía

Quiche de calabacín y bacon

Toma nota de esta receta clásica de la cocina francesa que te quedará buenísima al hacerla con calabacines de temporada.

Si te cuesta que los más pequeños de la casa coman más verduras, lo mejor es prepararla en recetas variadas y originales en las que las combines con otros ingredientes de manera que la combinación de sabores sea irresistible.
Es el caso de esta receta de quiche de calabacín y bacon, una tartaleta salada con una masa suave y crujiente al mismo tiempo, y un relleno jugoso, nutritivo y lleno de sabor que le encantará a toda la familia. Para prepararlo necesitarás únicamente una masa brisa, unos calabacines, cebolla, mantequilla y bacon, además de nata y huevo que son los ingredientes base de esta célebre receta francesa.
Ya verás que aunque sea una receta súper sencilla y necesite pocos ingredientes, es súper resultona y quedará muy vistosa en la mesa. Acompañada con una buena ensalada, puede convertirse en un plato único tanto para el almuerzo como para la cena de toda la familia. Con la receta que te proponemos, tendrás para alimentar nada menos que a 8 comensales.
Si prefieres cualquier otro relleno para tu quiche, no te puedes perder este quiche Lorraine, la receta original francesa que siempre es un acierto. Se prepara con los ingredientes básicos: Masa quebrada, bacon ahumado, queso gruyere, nata y huevos.

Ficha 

  • Tiempo de preparación 15 min
  • Tiempo de cocción 30 min
  • Porciones 8
  • Tipo de receta (n/a)
  • Precio -

Ingredientes

  • 1 masa brisa
    1 calabacín
    1 cebolla
    150 g de bacon en taquitos
    250 ml de nata líquida
    4 huevos
    1 cucharada de mantequilla
    75 g de queso emmental rallado
    Sal

Elaboración

Quiche de calabacín y bacon

Quiche de calabacín y bacon

1. Precalienta el horno a 200º, y pela y pica finamente la cebolla para rehogarla 10 minutos en una sartén con la cucharada de mantequilla derretida. Incorpora el bacon y cocínalo 5 minutos hasta que quede tostado.
2. Bate los huevos para mezclarlos con la nata y salpimentarlos al gusto hasta obtener una crema homogénea. Agrega a la crema la cebolla y el bacon.
3. Coloca la masa brisa sobre un molde redondo para tartas engrasado con unas gotas de aceite de oliva de manera que cubra toda la superficie y las paredes. Pincha la base varias veces con un tenedor y agrega un puñado de garbanzos de modo que queden bien repartidos por toda la superficie. Así evitarás que la masa suba al hornearla durante 8 minutos.
4. Retira la masa del horno, quita los garbanzos, y vierte el relleno del quiche cuidadosamente sobre la masa horneada. Espolvorea el quiche con el queso rallado y vuelve a meterla en el horno unos minutos hasta que se haya fundido.
5. Puedes servirla caliente recién hecha, o esperar a que se entibie un poco. Quedará igualmente deliciosa.

tracking