Revista Mía

Pollo con salsa 10 que te sorprenderá lo poco que cuesta hacerlo

No hace falta complicarse la vida para tener un plato rico, sabroso, fácil de hacer y tan económico como estos muslitos de pollo.

¿Hay alguien en la sala al que no le guste un buen pollo en salsa? Imposible. Salvo que sigas una dieta restrictiva con productos cárnicos y, lógicamente, no comas carne blanca por ello, un buen pollo en salsa siempre entra de maravilla. Y más si son muslitos, más aún si estamos en época de frío, y todavía mucho más si la salsa está para chuparse los dedos.
Eso sí, para que el pollo salga rico de verdad, debe de estar bien cocinado y, sobre todo, con un acompañamiento en el que se note que le hemos puesto mucho mimo y tiempo en la cocina. No significa esto que haya que estar 3 o 4 horas entre fogones para que el pollo y su salsa se hagan despacio; no siempre es necesario que así sea para conseguir una receta redonda. Pero, como mínimo, sí debemos dejar que la salsa reduzca bien y concentre todo su sabor.
Este es el caso de la salsa clásica que hace Teresa, concursante de MasterChef 10 –la edición en la que se impuso la gaditana María Lo, la inmediatamente anterior a la edición Celebrity que acaba de ganar Lorena Castell–, en esta receta de pollo en salsa que hemos fichado de su perfil de Instagram.

No varía mucho de la salsa tradicional de nuestra gastronomía, salsa muy de la abuela y de la “mamma”, en la que pochamos cebolla y ajo y cocinamos el pollo con vino blanco. La diferencia es que aporta algún matiz distinto que quizá tú no incluías en tus salsas caseras para cocinar muslos de pollo. Y puede también que no la conocieras porque sueles hacer este plato con alguna salsa a base de tomate, como es el caso del famoso pollo a la chilindrón.
En definitiva, te recomendamos que tomes note de la receta y la pruebes en casa porque vas a triunfar. Fríe unas patatas o cuece un poco de arroz blanco y a disfrutar en familia de una comida sobresaliente. 

Ingredientes

  • 6 muslitos de pollo
  • 3 cebollas grandes
  • 1 cabezas de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Una cucharada colmada de harina de trigo
  • Caldo de pollo 500ml (mejor que agua con pastilla de caldo de pollo)
  • Medio vaso de vino blanco para cocinar
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración

Paso a paso

Salpimenta los muslos de forma generosa fuera de la cacerola. Este paso puedes hacerlo en la tabla de cortar o en un plato, con las manos bien limpias.
Dora por todas las caras en una olla o sartén con algo de fondo. Reserva.
Corta todas las cebollas en juliana y pocha la verdura en la misma olla donde habías marcado el pollo, con un poco de sal para que suden, aprovechando así la grasa que suelta la carne.
Incorpora el ajo y la hoja de laurel. El ajo no hace falta pelarlo ni separarlo por dientes. Únicamente tienes que cortar las cabezas por la mitad. Baja el fuego medio bajo y vigila que no se pegue –si se pega, se puede ir añadiendo un poco de agua–.
Pocha durante unos 30/40 min. Agrega entonces una cuchara sopera de harina y cocina dos minutos.
Añade el pollo con el jugo que haya soltado. Vierte el vino y cocina hasta que se evapore el alcohol.
Cuando rompa a hervir, tapa y baja el fuego. Deja que se cocine 15/20 min.
Saca el pollo y reduce la salsa si fuera necesario.

tracking