Los peces de río comestibles que puedes utilizar en tus platos

Entre los salmónidos y los que no lo son se suma un número sorprendente de especies marinas de agua dulce aprovechables en la cocina.

Cuando pensamos en variedades favoritas de pescado para la cocina, en el 99% de los casos vienen a la mente animales cuyo hábitat es el agua marina y no la de los ríos, embalses o lagos.

 Lubina, dorada, rape, rodaballo, boquerón, corvina, urta… La lista de especies marinas es amplísima, y a ellas se pueden unir calamares, pulpo, sepia, gambas, langostinos y todo el marisco en definitiva. Encontrar alguien que cite un pescado de río entre sus favoritos es altamente improbable en un país rodeado de mar como el nuestro. 

En muchos casos es por puro desconocimiento, ya que no hay tanta gente que sepa citar cinco especies de peces de río comestibles. Lo cierto es que son decenas, y para poder juzgarlas es necesario catarlas primero. y antes incluso de esto, conocerlas. 

¿Cuáles son peces de río?

Grosso modo, los dos grupos de peces de río son los salmónidos y los que no lo son. Entre los primeros destacan diferentes especies de este pez en estado salvaje que remonta los ríos. Es el caso del originario del Atlántico, que se puede encontrar en los ríos de la cornisa cantábrica de la Península Ibérica, o el del Pacífico, que puede aparecer en embalses y lagos interiores. El del Danubio también recorre ya nuestros ríos, al igual que lo hace el pez de río más famoso, la trucha, que tiene muchas subespecies, todas ellas dentro de los salmónidos. 

Fuera de este grupo se pueden encontrar peces como la carpa, el barbo o la tenca, tres especies muy similares, que de hecho pertenecen a la misma familia. Se cocinan en distintas zonas de España, siendo muy típica la tenca en Extremadura y zonas limítrofes de Castilla León como Salamanca. El lucio, un carnívoro voraz que habita nuestros ríos, es también una especie comestible, y también la perca americana. 

No nos podemos olvidar de la anguila de río, presente en ríos como el Tajo, y sobre todo de la lamprea, una especie similar a la anguila que abunda en las rías gallegas, donde se cocina una famosa empanada con este pez que es un auténtico manjar. El esturión, el pez gato o el gobio son otras especies marinas de agua dulce comestibles presentes en nuestra red fluvial. 

Como ves, tienes tarea para rato hasta probarlas todas (y hay más aparte de la selección amplia que te hemos presentado), así que es muy probable que después de hacerlo mires con otros ojos a los peces que viven en los ríos, embalses y lagos de nuestro país.

Continúa leyendo