Nutrición

12 dietas peligrosas que nunca deberías seguir

El mundo de las dietas es muy amplio, aunque esto no quiere decir que todas ellas sean realmente sanas. La alimentación es uno de los aspectos que más influye a la hora de perder peso, aunque existen muchas formas de lograr ese objetivo que todos hemos deseado en algún momento.  Por ello, a veces distinguir y encontrar la dieta más recomendable y adecuada a nuestro cuerpo y a nuestras necesidades puede ser una tarea difícil y costosa.

La cosa se complica si además tenemos prisa por adelgazar y recurrimos a dietas milagro fáciles que prometen hacernos perder peso en cuestión de días, sin tener en cuenta que estos regímenes pueden hacernos más mal que bien. Hablamos de dietas como las famosas dietas de Atkins y de Dukan (que a pesar de ser muy famosas y seguidas no dejan de ser polémicas y perjudiciales), las dietas consistentes en ayunar de forma continuada (como la detox) o algunas más extremas, como la dieta de la col, de la sopa o del limón, que se basan en el consumo de un único alimento durante el día. Está claro que estas dietas te harán perder peso (porque apenas comerás), pero a costa de también perder salud, ya que dejarás de ingerir nutrientes que tu cuerpo necesita.

La mejor opción para conseguir adelgazar de una manera saludable se basa en seguir una dieta variada prolongada en el tiempo, acompañada de la práctica de ejercicio un par de veces a la semana. Las dietas realmente buenas no tienen prohibiciones, son equilibradas y nos permiten bajar de peso gradualmente. Por el contrario, las peligrosas y perjudiciales suelen ser muy restrictivas, no aportan más de 1.200 calorías al día (una cantidad más que insuficiente para cualquier persona) y suelen prometer resultados a muy corto plazo, bien en días o en semanas.

Así que si te estás planteando ponerte a dieta y la idea de elegir una ‘dieta milagro’ te ronda la cabeza, echa un vistazo a este repaso. Si encuentras alguna de las que tenías en mente, es mejor que no la hagas si no quieres comprometer tu salud. ¡Puede ser peligrosa!