Nutrición

Las guarrerías gastronómicas de nuestra infancia

Todos recordamos con cariño algunas de nuestras meriendas más típicas de nuestra infancia, pero también lo hacemos con una sonrisa cuando evocamos aquellas mezclas que nos encantaban, aunque ahora no sepamos cómo éramos capaces de tomarlas… Hablamos de las guarrerías gastronómicas más populares de nuestra infancia. Eran muy frecuentes en las fiestas de cumpleaños infantiles, cuando los pequeños invitados unían fuerzas e ingenio para probar las creaciones más atrevidas y descubrir sabores, que, en muchos casos, hoy podemos encontrar un tanto desagradables…

Antes de que alguien se lleve las manos a la cabeza, hemos de decir que no todas son tan merecedoras de llevar el calificativo “guarrerías”, además, debemos aclarar que utilizamos este término con cariño y de forma divertida. Ni que decir tiene, que muchas de estas combinaciones, siguen siendo para algunas personas auténticos manjares. Además, algunas de las combinaciones o meriendas arriesgadas de las que hablamos no son tanto “guarrerías” como mezclas un tanto explosivas, en algunos casos, por el alto aporte calórico o de azúcar que suponen. Dicho esto, solo cabe matizar que no queremos con ello poner en tela de juicio los gustos gastronómicos o culinarios de nadie, solamente echar una mirada al pasado y recordar aquellas “meriendas” y combinaciones más locas, atrevidas o curiosas que tomábamos cuando éramos pequeños. ¡Si sonríes al reconocer alguna de ellas ya habremos conseguido nuestro propósito!

Desde las míticas patatas fritas mojadas en refresco, hasta los bocadillos de mezclas más originales, como el de Nocilla y chorizo. Auténticas explosiones de sabor que hacían las delicias de los paladares infantiles más aventureros. Otro ingrediente que no solía faltar y era protagonista de muchas de estas creaciones era la leche condensada: una bomba dulce que se mezclaba con cualquier ingrediente que pudiera producir el efecto contrario, como podía ser el chorizo, el salchichón o incluso el jamón serrano. ¡Boom!

El que más y el que menos alguna vez se ha atrevido con alguno de estos suculentos manjares, por eso, hoy hemos querido rendir homenaje a esas “adorables” guarrerías gastronómicas o atrevidas creaciones culinarias. ¡Toma nota y echa a volar tus recuerdos con los ejemplos que te proponemos en esta galería!