Revista Mía

Cómo almacenar las especias correctamente

Las especias nunca faltan en la cocina, pues aportan aroma, color y sabor a los platos. Toma nota de estos trucos prácticos para conservarlas en casa.

Las especias son un imprescindible en cualquier fondo de despensa. Estos condimentos pueden convertir en una auténtica delicia hasta al más aburrido de los platos, aportando una gran variedad de matices. Son un buen sustituto de la sal,  y es que dan sabor a la comida sin aportar apenas calorías ni grasas. Sin embargo, en ocasiones no le sacamos todo el partido que podríamos, pues desconocemos cómo almacenarlas correctamente. 
En primer lugar, tenemos que saber que las especias no caducan en el sentido de que puedan poner en peligro nuestra salud si las consumimos. En este caso, se trata de una fecha de consumo preferente, y después de ella, sus propiedades organolépticas se verán alteradas. 

¿Cuánto duran las especias?

Hierbas aromáticas y especias comienzan a deteriorarse una vez se han molido o procesado. El deterioro de las mismas varía en función de factores como el tipo de especia (algunas pueden durar años, mientras que otras tienen una vida útil mucho más corta) y su procesamiento. A menor procesamiento, mayor será su vida útil.
Romero, albahaca, perejil y otras especias secas pueden durar entre 1 y 2 años. Las especias en polvo (curry o cúrcuma)  aguantan en torno a 2 años.  Si hablamos de especias enteras (las que vienen en grano o semillas) su su vida útil puede ser incluso de 3 años. Algunos ejemplos de estas últimas son las semillas de cardamomo o las ramas de canela. Es importante prestar atención a su aspecto y retirar todas aquellas cuyo color haya ido perdiéndose . Te recomendamos no consumir aquellas cuya fecha de consumo preferente haya expirado, pues el resultado en la cocina puede no ser el esperado.
Otro punto clave que influye en la conservación de las especias es su almacenamiento. Te damos unos consejos prácticos para almacenarlas en casa y conservarlas de manera adecuada. 
  • Guarda las especias juntas en un lugar seco, fresco y alejado de la luz solar. Lo ideal es  que estén en un lugar ventilado, lejos del vapor que se genera al cocinar. La nevera tampoco es buena idea, pues es un ambiente demasiado húmedo. El mejor lugar para guardar las especias es dentro de los armarios de la cocina. 
  • Si compras especias a granel, guárdalas en un bote hermético y de vidrio, asegurándote de que la tapa esté bien cerrada.
  • Si vas a guardarlas fuera de los armarios de la cocina, hazlo mejor en botes opacos, pues de esta manera evitamos que la luz solar las deteriore. Además, te recomendamos que pongas cantidades pequeñas en los botes, reponiendo cada vez que lo necesites.
  • Compra las especias enteras (granos, hojas o semillas) en lugar de molidas. Como comentamos anteriormente, las especias menos procesadas se conservan durante más tiempo. Si quieres utilizarlas en polvo, puedes triturarlas con un molinillo de café.
  • Compra solo la cantidad que necesites. A la hora de comprar tus especias favoritas, ten en cuenta el uso que les vayas a dar. Te recomendamos que compres mayor cantidad de las que utilizas a diario, y pequeñas cantidades de las que utilizas de manera puntual.

Etiquetas:

tracking