Revista Mía

La manera más fácil de vaciar una granada

Si eres de los que no compra esta fruta porque le da mucha pereza limpiarla, lo que te contamos en esta pieza te interesa.

Qué bonita es la granada. Cómo le sientan a nivel gustativo y visual sus granos a casi cualquier plato, ¿verdad? Y qué rollo es pelarla, también. ¿a qué sí? Quizá lo sea un poco menos después de que conozcas este truco, el que facilita limpiarla con mayor comodidad.
Antes de que lo pruebes y no te salga, tenemos algo que reconocer al respecto: no siempre sale con el mismo nivel de éxito. Necesitas maña, algo de práctica y que la granada esté en un punto óptimo de maduración. Dicho esto, cómodo sí es. De esto no hay discusión a poco que lo comparemos con el método tradicional.
Some red juicy pomegranate, whole and broken, on dark rustic wooden table

GranadasGetty Images/iStockphoto

¿Qué cuál es este? Quitarle los “culos” o tapas, y dibujar con el cuchillo el recorrido en forma de gajos que sigue la capa de piel extrafina del interior de la granada, esa telilla blanca que la separa. De esta forma, no romperás los granos de la granada, algo que ocurre a menudo cuando la atravesamos con el cuchillo sin prestar atención a esta piel fina. Una vez abierta en distintos trozos, es cuestión de retirar dicha piel y de ir sacando los granos manualmente con mucha paciencia. No queda otra, ¿o sí?
Efectivamente, sí queda probar una alternativa. Requiere una notable dosis inferior de paciencia y delicadeza, pero esto también hace que la probabilidad de dañar la granada sea mayor. Nosotros te la mostramos para que no digas que nunca la habíamos antes, y después tú valoras si seguir con tu técnica de siempre o cambiarte a este atajo para limpiar una granada.

A golpes, ligeramente

La forma alternativa de limpiar una granada más cómoda y rápida es, ligeramente, a golpes. Ya te advertido antes: nunca dijimos que fuera delicada o cuidadosa la técnica.
Como te muestra en este vídeo Paula Monreal Barral, una de las muchas personas que ha mostrado este método en redes sociales aprovechando la temporada de esta fruta, la forma de vaciarla es partiéndola por la mitad y golpeándola con la ayuda de cuchara de madera o la mano del mortero, por ejemplo. Cualquier herramienta que sirva para dar golpes secos y rítmicos que hagan desprenderse a los granos de la granada del interior de esta.

Para hacer bien este método, es conveniente colocar un bol grande debajo de la granada que haga las veces de recogedor de granos de la fruta. Así no tendrás que hacer doble trabajo recogiéndolos después. Dado que los golpes son bruscos y pueden hacer que salgan disparados algunos granos, si el bol es grande será mucho más efectivo. Lo agradecerás.
Una vez vacíes entera la granada —a veces tendrás que compaginar métodos, quitando a mano algunos granos que no salgan con los golpes, solo tienes que guardar los granos de granada en un recipiente hermético y utilizarlos a tu gusto en distintas preparaciones. Con yogur, en tostadas con aguacate, en ensaladas o incluso como guarnición. Así los usa precisamente Paula Monreal, que en el vídeo tutorial sobre cómo limpiar la granada comparte además la receta de un aliño de granada que hemos probado y es original y versátil: la mezcla con una cebolla o chalota picada, sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra. Más fácil y rico, imposible. 
tracking