Cómo hacer la mejor salsa de champiñones paso a paso

Fritos, gratinados, con carne o pescado… ¿quién puede resistirse a las setas? La salsa de champiñones, además, es una opción deliciosa para acompañar muchos platos. Descubre cómo hacerla.

Entre las muchas especies de hongos que podemos encontrar, muchos son comestibles y, además, destacan por ser ampliamente utilizados en la cocina, principalmente por su sabor y textura únicos.

Bajo en calorías, también destacan por su aporte nutritivo, ya que son muy ricos en vitaminas, minerales y oligoelementos, de manera que ayudan a contribuir al buen funcionamiento del organismo.

Y los champiñones pueden convertirse en un excelente ejemplo. En la cocina, de hecho, es importante señalar que actúan como esponjas, por lo que, para poder conservar todo su sabor, es importante no sumergirlos bajo el agua. 

Como ingrediente, destacan por ser una opción realmente versátil, de manera que combinan muy bien con una amplísima variedad de platos diferentes y muy diversos. Por ejemplo, basta con picar unos cuantos champiñones, saltearlos con ajo, y servirlos acompañando un delicioso huevo frito. O usarlos como relleno para empanadillas y crepes salados.

En cualquier caso, no hay duda que la salsa de champiñones se caracteriza, posiblemente, por ser una de sus preparaciones más conocidas y populares. Fácil de hacer, es una opción única para servir con platos de carne y verduras.

Receta de salsa de champiñones rápida

Receta de salsa de champiñones rápida
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 300 g de champiñones
  • 2 cucharadas de nata para cocinar
  • 30 g de mantequilla
  • 1 chalota
  • 4 dl de caldo de pollo
  • 3 cucharadas de harina
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos lavando muy bien los champiñones, con la finalidad de retirar cualquier resto de tierra y suciedad que puedan tener. Seguidamente, pelamos la chalota y la picamos muy finamente. Hacemos lo mismo con los champiñones, picándolos finamente.

Calentamos la mantequilla en una cacerola a fuego lento. Y, cuando se haya derretido, añadimos tanto la chalota como los champiñones, y los freímos durante unos minutos.

Luego, añadimos la harina con la finalidad de hacer un roux. Remueve y retira la cacerola del fuego.

Ahora, agrega el caldo de pollo y vuelve a colocar la cacerola a fuego lento, removiendo regularmente, hasta que alcance el punto de ebullición. Una vez llegue a ebullición, continuamos cociendo a fuego lento durante unos minutos.

Pasados los minutos, agregamos la nata fresca líquida y salpimentamos al gusto.

¡Listo! Ahora simplemente debemos servirla acompañando nuestra carne, arroz, verduras o pasta favorita.

¿Es posible hacerla aún más sabrosa?

Sin cambiar la parte más esencial de la receta, puedes potenciar el sabor de la salsa añadiendo medio diente de ajo picado, el cual combina muy bien con los champiñones. Además, también es posible añadir alguna hierba aromática, como el perejil o el estragón.

Receta de salsa de champiñones con coñac

Receta de salsa de champiñones con coñac
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 100 g de champiñones
  • 20 cl de nata para cocinar
  • 2 cucharadas de coñac
  • 10 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Elaboración:

Limpiamos y lavamos muy bien los champiñones. Luego, los cortamos finamente. 

En una sartén, añadimos la mantequilla y, cuando se derrita, agregamos los champiñones y los salteamos durante 3 a 4 minutos.

Vertemos el coñac con cuidado y lo flambeamos. Seguidamente, añadimos la nata y la mostaza. Luego, dejamos cocer a fuego lento durante 2 a 3 minutos.

Para terminar, salpimentamos al gusto con un poco de sal y pimienta negra molida. Y procedemos a servir caliente con nuestro plato preferido.

¡Consejo!:

Si deseas subir la acidez de mostaza y proporcionar a la salsa de champiñones un sabor sorprendente y completamente diferente, puedes añadir una o dos cucharadas de miel a la receta anterior.

Christian Pérez

Christian Pérez

Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas.

Continúa leyendo