¿Cuál es la mejor carne para preparar una barbacoa?

De cerdo, de ternera, de pollo... descubre qué piezas se cocinan mejor a la parrilla.

barbacoa
iStock

Es probable que ahora que ya estamos en primavera y que ya hace buen tiempo, estés pensando en preparar algún plan con amigos o familiares al aire libre. ¿Y qué mejor que una barbacoa? Si hay un plan que triunfe en los días de sol y que signifique reunir a amigos y seres queridos en torno a una mesa, ese es sin duda organizar una parrillada.

Eso sí, a la hora de preparar una barbacoa siempre salen a relucir las mismas dudas… cómo hacerla, cómo elegir las brasas… y sobre todo, qué carne elegir. Puedes recurrir a lo fácil, y optar por uno de los packs de barbacoa que muchos supermercados suelen vender ya preparados, pero si te apetece tomar algún tipo de carne o pieza en concreto o tienes un presupuesto específico, te vendrá mejor elegir la carne por separado. ¿Cuál es la mejor de todas para una barbacoa? Aquí tienes un listado de las ventajas de cada una de ellas.

Carne de cerdo: La mejor opción si tu presupuesto es limitado. La carne de cerdo es la más barata de todas y agradece mucho su cocción en una parrilla: el costillar y la panceta quedan espectaculares a la brasa, así como la presa y el secreto ibérico. Del cerdo también podrás sacar morcillas, salchichas, chorizos y chistorra, que nunca pueden faltar en una barbacoa.

Carne de ternera: Perfecta si lo que quieres es preparar hamburguesas a la barbacoa, preferiblemente hechas en casa con carne picada en la carnicería. ¿Las piezas más baratas? La aguja y la espaldilla, la tira de costilla y la entraña.

carne barbacoa
Pexels

Carne de cordero: Perfecta si lo que quieres es disfrutar de chuletas. Sácalas del costillar o de la pierna: como tienen una carne bastante grasa, se hacen muy bien a la parrilla.

Carne de pollo: ¿Lo más aprovechable del pollo a la parrilla? Los cuartos traseros enteros (muslo y contramuslo). Las alitas también quedan espectaculares a la barbacoa. Evita la pechuga, ya que quedará demasiado seca.

¿Cuánta carne comprar? La regla de oro es la siguiente: compra unos 500 gramos de carne (si es con hueso) o unos 300 gramos (si no tiene hueso) por persona. Calcula unos 200 gramos por cada niño y añade alguna pieza suelta más en tu compra (como chorizos o morcillas), ya que siempre habrá alguien que llegará con más hambre que el resto. ¡Mejor que sobre a que falte!

También te puede interesar:

Continúa leyendo