Marinar pollo: cómo hacerlo para obtener una carne extrajugosa

¿Quieres conseguir que el pollo quede blando y lleno de sabor? La solución es marinar la carne, y puedes hacerlo de mil maneras diferentes. Te enseñamos a maridar el pollo de forma fácil y a prueba de principiantes.

¿Harta de que el pollo te quede seco o un poco insípido? No culpes a esta carne (que vale, a veces es un poco seca de por sí)... Quizá es que no has probado a marinar el pollo. ¿Pero  marinar y adobar consiste en lo mismo? ¿Cómo puedes hacerlo? Te desvelamos todos los secretos. 

Respecto a los términos, marinar y adobar son dos técnicas que consisten en sumergir un alimento en un líquido aromático (como aceite, vinagre, especias…) durante un tiempo determinado con diferentes fines. Marinar supone modificar un alimento a través de un ácido, que puede ser zumo de limón o vinagre, por ejemplo. El adobo, por su parte, se usa especialmente en carnes y siempre lleva aceite y numerosas especias. 

Cuando marinamos un alimento, además de intensificar su sabor, éste se ablandará. Si una marinada de pollo incluye azúcar o sal la carne se ablandará ligeramente (porque afloja las fibras musculares), pero si incluimos un ácido como el zumo de limón o vinagre, suero de leche o yogur, entonces la marinada transformará por completo la textura de la carne. El resultado será mucho más jugoso y apetecible. Eso sí, éste se verá condicionado por el tiempo que dejemos sumergida la carne, ya que puede quedar fibrosa y seca si lo marinamos más de la cuenta. Lo ideal es que la dejes en torno a unas 5 o 6 horas, como mucho una noche entera, pero nunca más. No obstante y si el tiempo no juega a tu favor, con marinarlo una media hora ya se notará la diferencia. 

¿Cómo marino adecuadamente mi carne?

Para empezar, corta las articulaciones de pollo con un cuchillo afilado, así dejarás más tejido expuesto para que se marine. También ayudará a que el pollo se cocine más rápido, pero ten en cuenta que cuanto más lo cocines, más seco se volverá. Además, si tu marinada incluye azúcar, poner el fuego alto creará una ligera capa caramelizada, por lo que asar a la parrilla, freír o asar tu carne transformará la marinada en una corteza deliciosa y dulce. Tú eliges cómo quieres que sea el resultado final. 

¿Qué tipos de marinadas existen?

Realmente puedes improvisar tu propia maridada con los ingredientes que más te gusten, pero puedes probar a hacer estas:

  • Marinada de hierbas aromáticas y vino
  • De vinagre con pimienta negra
  • Con salsa de soja, ajo y zumo de limón
  • Con sidra, mostaza y pimentón dulce
  • Con salsa de soja, yogur natural, ajo y menta picada

A continuación, te enseñamos cómo marinar la carne de pollo al estilo tradicional. Muy sencillo y asequible aún para aquellas a las que no les entusiasme la cocina.

Cómo marinar pollo de forma sencilla

Ingredientes:

  • 400 g de pollo
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Un puñado de hierbas frescas como perejil, albahaca o cilantro picado, ¡las que tengas por casa o las que prefieras!

Elaboración:

  1. Mezclar el ajo, el zumo de limón, el aceite de oliva y las hierbas en un tazón grande y remover bien.
  2. En una fuente o recipiente adecuado, dejar marinar el pollo durante 1-2 horas. Si quieres puedes dejarlo unas cuantas horas más, pero como mencionábamos anteriormente, intenta no dejarlo más de una noche. Cocina como prefieras: bien a la plancha, a la parrilla o al horno.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo