Trucos para que no te de pereza pelar la calabaza y así la comas más en casa

Si eres de los que se juega un dedo cortandola en la tabla con cuchillo grande,, sigue leyendo porque lo que tenemos que contarte te interesa.

La calabaza da mucho juego en la cocina casera y lo bueno que tiene esto de la globalización es que ya no disponemos de ella solamente en otoño. Si quieres que sea de proximidad, esta es su mejor época, pero hay variedades como la de cacahuete que se pueden encontrar casi todo el año en el supermercado y en las fruterías.

Lo malo que tiene este producto vegetal es pelarlo en casa, ¿verdad? Puede que te dé tanta pereza que seas de los que la compra ya cortada y envasada al vacío. Pero no tienes por qué hacer esto, que es más caro y no está igual de buena por mucho que nos digan que sí, ya que no es tan complicado pelarla. Y te lo vamos a demostrar. 

Con el auge y el interés creciente en este producto, y con el apoyo de las redes sociales, personas anónimas y cocineros se han animado a compartir sus consejos para pelar una calabaza con facilidad. Como vas a ver, hay distintas opciones; en ningún caso va a ser tan sencillo y rápido como pelar una manzana, por ejemplo, pero te garantizamos que ya no te va a dar tanta pereza hacerlo. 

Con la ayuda del microondas

Este es el truco más sorprendente y efectivo de cuantos hemos visto y probado. Coges la calabaza tipo butternut o de cacahuete, la cortas en rodajas de 2 o 3 cms de grosor y la metes en el microondas durante 6 o 7 minutos. Verás que la piel se suaviza y se suelta, de manera que con la ayuda de un cuchillo podrás separarla de la carne con facilidad. Limpias las pepitas, troceas al gusto y tienes limpia la calabaza sin necesidad de juntar un dedo con el cuchillo grande. Además, el sabor de la calabaza no se ve afectado con este truco. 

Hay otras personas que la lavan, la hacen agujeros con un tenedor y luego, una vez metida unos minutos en el micro, la pelan con la ayuda de un pelador. Es una segunda alternativa para pelar la calabaza con la colaboración del microondas.

Con ayuda del horno

La manera valenciana de preparar una calabaza sin necesidad de pelarla también es rápida y sencilla, pero no os valdrá para cualquier elaboración el resultado porque la carne de la calabaza quedará muy blanda. Tanto que la podréis coger con una cuchara.

Simplemente tenéis que abrirla por la mitad y meterla en el horno con la carne mirando hacia arriba. Controlad el tiempo en función de vuestro horno pero pensad que necesitará muchos minutos de horno. 

Es ideal preparar así las calabazas mediterráneas (Cucurbita maxima Duchesne), conocidas como calabazas de asar. Son de corteza muy dura y forma aplanada y de sabor tienen un toque más dulce que las de cacahuete, por ejemplo. Con la carne podréis preparar unas cremas y unas cocas de calabaza espectaculares.  

Con un pelador

Si la cabeza no tiene la piel muy gruesa, cosa que depende de la variedad, y disponéis de un pelador muy bueno, podéis intentar pelar así la calabaza con paciencia. Es más seguro que con un cuchillo. Pero no es ni mucho tan cómodo como hacerlo con la ayuda del microondas. Tiene que ser con una calabaza tipo cacahuete o similar. 

A cuchillo

Si optáis por la versión “clásica”, con cuchillo y tabla de cortar, os recomendamos que la cortéis, si es una calabaza tipo cacahuete, a lo largo, por la mitad. Con una cuchara podréis retirar con relativa facilidad las pipas y después tendréis que ir cortando siempre en la misma dirección, a lo largo, hasta disponer de los trozos que queréis. Podéis hacerla así y retirar luego la piel o quitarla antes. 

Lo importante es que, por seguridad, la dividas en dos trozos de entrada y coloquéis la base plana sobre la tabla para que sea estable el corte. 

Continúa leyendo