News

Los increíbles churros con helado que arrasan en Instagram

Los churros con chocolate llevan nuestra mente a los desayunos más tradicionales, inmediatamente aparecen recuerdos que saben a infancia y a buenos momentos en familia.

Sin embargo es verdad que ahora encontrar buenos churros, que no sean puro aceite de mala calidad no es tan fácil como en otros tiempos. La clave de un buen churro está en contar con una buena masa, usar un buen aceite y dominar el arte de la fritura, cosa que parece fácil pero no lo es.

Y, quizás, esto puede haber hecho que los churros ya no sean tan populares como en otras épocas y que, con nuestra habitual costumbre de elegir lo de fuera frente al producto de casa, prefiramos un donut o un gofre a un churro.

Al final, en nuestro país el churro se ha quedado relegado al final de una noche de fiesta, en el que te tomas una mezcla grasienta que lo único que hace es que necesites Almax en cantidades industriales justo en el momento en que pones el pie en casa.

Los churros se visten de purpurina

¿Qué ocurre con un dulce tradicional cuando llega a Estados Unidos? Pues que se llena de color y calorías, es así. Y con los churros no podía ser de otra forma. La empresa The Loop: Handcrafted Churros le ha dado a este dulce de siempre un nuevo estilo. ¡Con purpurina incluida y sustituyendo el chocolate caliente por un cremoso helado!

Igual que con las propuestas creativas de donuts o con los tradicionales helados japoneses, los taiyakis, ¡los churros ahora están de moda (especialmente fuera de casa)! Eso sí, podríamos decir que son bastante distintos a los de toda la vida.

Hacemos una recopilación con los churros más originales de esta empresa californiana que ha exportado uno de nuestros grandes clásicos, le ha dado su toque de brilli- brilli y está triunfando.

No sabemos si a los más puristas les gustará esta mezcla que sustituye el chocolate caliente recién hecho por un vaso de helado y que propone creaciones como el churro de Halloween, cubierto de sparklings negros, o el churro sirena, donde la purpurina manda. Llamativos, desde luego, son un rato.