Batido de nube tostada

Si creías que con el milkshake de vainilla y bacon ya lo habías probado todo, espérate a comerte una hamburguesa con esta bebida.

Ingredientes:

  • 1 bolsa (300 gramos aproximadamente) de nubes de golosina grandes
  • Media taza de leche
  • Semillas raspadas de media vaina de vainilla o una cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 tazas de helado de vainilla
  • 2 cucharadas de crema agria o yogur natural
  • Una o dos nubes tostadas por batido y nata para guarnición (opcional)
Tiempo de preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
3 comensales

Elaboración:

  1. Coloca los vasos donde servirás el batido en el congelador.
  2. Calienta el horno. Cubre una bandeja para hornear con papel de aluminio y un poco de aceite para que no se peguen las nubes. Coloca las nubes en la bandeja a excepción de las que quieras usar como guarnición.
  3. Asa las nubes durante 1 ó 2 minutos sin perderlas de vista porque enseguida se tuestan. No pasa nada si cogen un tono ennegrecido porque va bien para el sabor del batido.
  4. Enfría la bandeja en el congelador durante 5 minutos, hasta que las nubes ya no estén calientes, y ponlas en la licuadora o batidora.
  5. Mezcla con la leche hasta hacer un puré. Agrega vainilla o el extracto de esta, helado de vainilla y la crema agria -puede ser yogur natural- a la mezcla de nubes en la licuadora y pásalo hasta que quede espeso y suave.
  6. Vierte rápido la mezcla en vasos fríos para que no pierda textura. Termina con una cucharada de nata y un par de nubes tostadas si lo deseas. ¡No dejes que se derrita!

Puedes utilizar las nubes en batidos de distintos sabores, como los hechos con helado de chocolate o incluso con helado de fresa, pero primero perfecciona esta versión con vainilla porque es insuperable. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo nuestras recetas...