Crema de rábanos y patatas con crujiente de jamón

Una crema con un toque picante que combina con mucho acierto los rábanos y las patatas. Se toma fría o templada y será un primer plato que, servido en una comida especial, sorprenderá a todos.

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Verduras
Sin gluten

Ingredientes:

  • 2 manojos de rábanos
  • 3 patatas
  • 1 cebolla
  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 litro de caldo de verdura desgrasado
  • Pimienta
  • Sal.

Elaboración:

  1. Cubrir una placa de horno con una hoja de papel de horno. Extender las lonchas de jamón, cubrir con otra hoja y poner encima otra bandeja de horno.
  2. Cocer en el horno precalen­tado a 140 ºC durante 40 minutos.
  3. Retirar las lonchas de jamón, quitarles la grasa, trocearlas (reservar algún trozo para decorar al final a modo de ‘peineta’) y molerlas.
  4. Cortar las raíces y los tallos a los rábanos. Reservar 6 y picar los restantes.
  5. Pelar y picar por separado la cebolla y las patatas.
  6. Calentar el aceite en una cacerola y rehogar la cebolla sin que coja color. Agregar las patatas y los rábanos y mojar con el caldo de verduras; salpimentar.
  7. Tapar y cocer a fuego medio 15 min. Pasar por la batidora y por el pasapurés. Rectificar la sazón.
  8. Dejar en la nevera durante 3 horas.
  9. Cortar los rábanos reservados en láminas finas.
  10. Servir la crema bien fría en tazas, repartir las rodajas de rába­no entre ellas, espolvorear con el jamón en polvo y adornar con un trozo de crujiente de jamón.

¿Sabías que…?

Por su alto contenido en agua, los rábanos tienen muy pocas calorías: solo 16 gramos por cada 100 gramos. Si estás a dieta o tienes idea de perder algo de peso, es un ingrediente que conviene tener a mano. ¡Potenciarán el sabor de tus platos!

Además, los rábanos son ricos en fibra y vitamina C y, además, tienen propiedades diuréticas. Si te resultan algo picantes, pélalos y ¡problema resuelto!

Consejos sobre la crema de rábanos y patatas con crujiente de jamón:

A las personas que les guste el picante disfrutarán mucho con esta crema, que combina con acierto la patata y el rábano. Una crema de textura suave y con mucho sabor.

Es fundamental conseguir que el jamón quede bien crujiente. Un truco para acelerar el trabajo es sustituir el horno por el microondas. Para ello solo tienes que poner las lonchas de jamón en papel de cocina, colocarlo entre dos platos e ir secándolo en el microondas en tandas de 30 segundos hasta que veas que está perfectamente deshidratado.

Recuerda no picar todo y dejar unos trozos para colocarlos a modo de “peineta”, tal y como ves en la foto.

Bien presentada, esta crema es perfecta para servirla como primer plato de una comida especial, pero es que es tan versátil que también es ideal para guardarla en tupper y llevarla al trabajo. Eso sí, los acompañamientos (el crujiente de jamón y el rábano en rodajas) llévalo aparte para servirlo en el momento.

Y una cosa importante: esta crema de rábanos y patatas no se puede congelar. La patata responde muy mal a la congelación, si lo haces la crema perderá textura.

Continúa leyendo nuestras recetas...