Salsa Buffalo, la salsa que necesitas hacer si te gusta el picante

No tardarás más de 10 minutos y es tan fácil de hacer que la bordarás aunque seas principiante en el mundo de la cocina. Picante pero sabrosa, la salsa Buffalo es perfecta si te gusta darle un toque spicy a tus creaciones. Te enseñamos cómo hacerla paso a paso.

Todas conocemos a alguien apasionado del picante que no duda en comerse un jalapeño o añadir salsa superpicante a todos sus platos. O quizá eres tú la enamorada de este sabor, que a más de una hace que se le salte una lágrima. Y es que realmente no es un sabor como tal, ya que no lo captamos a través del sentido del gusto, sino mediante los nocireceptores (que son terminaciones nerviosas receptoras del dolor). Sea como sea, si adoras ese toque picante en tus platos, probablemente hayas escuchado hablar o hayas probado la salsa Buffalo. 

Esta debe su nombre a su lugar de origen, Búfalo, la segunda ciudad más grande de Nueva York. Se popularizó en los años 60 (o así se cree), en un restaurante que tuvo que improvisar un platillo rápido pero que estuviera rico. Lo que hicieron fue freír alitas de pollo y servirlas junto a una salsa picante elaborada a base de pimienta cayena. En la receta original se sirve con unos tallos de apio y una salsa de queso azul (¡todo un festival de sabores!). Seguramente no se imaginaron el éxito que iba a tener ese aperitivo fruto de la improvisación, pero actualmente se ha convertido en uno de los platos más consumidos a la hora de ver partidos de fútbol americano y existen restaurantes especializados exclusivamente en su elaboración. 

Aunque suele utilizarse para cocinar alitas de pollo (las Buffalo chicken wings), también puedes hacerla para acompañar pechugas de pollo, hacerlo en versión bites (bolitas de pollo), añadirla a la pizza, hacer albóndigas o incluso darle un toque spicy a tu ensalada o champiñones rellenos. A continuación te enseñamos a preparar esta salsa tan fácil y tan picante como adictiva. Te llevará menos de 10 minutos y triunfarás si tu círculo es amigo de este tipo de salsas. Además, como los pasos para elaborarla son tan sencillos, aunque la cocina no sea lo tuyo podrás hacerla y que te quede espectacular. ¡Prometido!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 80 ml de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de chile 
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • Media cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de miel de abeja
  • 2 cucharaditas de aceite (de girasol mejor, que es más suave)
  • 1 cucharada de maizena

Elaboración de la salsa:

  1. Colocar todos los ingredientes en una olla, a excepción de la maizena. Con unas varillas remueve para integrar.
  2. Agrega la maizena y remueve bien para que todos los ingredientes se mezclen entre sí.
  3. A fuego medio, calienta hasta que la mezcla empiece a burbujear y la salsa parezca que comienza a espesar. Es muy importante que a lo largo de este proceso no dejes de remover.
  4. Retirar del fuego y servir, bien en un cuenco si se va a consumir ese día, o conservar en un tarro de cristal con tapa. Puedes tenerla en el frigorífico hasta una semana. ¡Lista para triunfar!
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo