Frico grilled sandwich

El bocado humilde definitivo, inspirado en el plato original de la región italiana de Friuli.

Ingredientes:

iStock
iStock

Para un sandwich:

  • 2 rebanadas de pan al gusto
  • 2 cucharaditas de mantequilla, salada o sin sal
  • 1/2 taza de queso cheddar rallado grueso
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tipo de receta: Queso

Elaboración:

  1. Unta la mantequilla en un lado de cada rebanada de pan, el que quedará en la parte exterior del sándwich.
  2. Esparce todo menos 2 cucharadas de queso por el lado sin mantequilla de una rebanada.
  3. Cubre con la segunda rebanada, de modo que el lado untado con mantequilla quede hacia afuera.
  4. Calienta la sartén a fuego lento a moderado. Espolvorea 1 cucharada de queso aproximadamente en el centro de la sartén.
  5. Coloca el sándwich encima y cocina hasta que esté dorado por debajo y el queso se dore y esté crujiente, aproximadamente de 2 a 4 minutos.
  6. Levanta con cuidado el queso derretido y el pan sobre la espátula, espolvorea la cucharada restante de queso en la sartén y luego da la vuelta al sándwich encima.
  7. Cocina por el otro lado hasta que esté dorado y crujiente también, presionando con la espátula para que se junte todo. Sirve en un plato cortado por la mitad.
  8. Opcional: añadir un poco de tomate fresco entre las dos rebanada, cebolla morada o alguna salsa como la mostaza de Dijon que acompañe al queso. 

Del blog de cocina Smitten Kitchen se pueden extraer auténticas joyas culinarias, verdaderos pecados llenos de placer aptos para todos los niveles en la cocina. 

Es el caso de su batido de vainilla y nube tostada que rescatamos recientemente y también del sándwich más rico y más fácil de hacer que te has tomado en la vida: el frico grilled sandwich, una receta inspirada en el plato humilde de la región italiana de Friuli, el frico, en el que básica se derrite queso, principalmente parmesano reggiano, para mojar patatas fritas en él con las que acompañar otras elaboraciones.   

En este caso, puedes hacer patatas, pero el manjar es llevar ese concepto a un sándwich hecho en sartén al estilo mixto, con su mantequilla derretida, y vuelta y vuelta hasta que el queso se funda. Puedes utilizar el pan que quieras, pero si te decantas por uno que tenga mucho miga y una corteza consistente pero plana, sin muchos salientes molestos al morder en bocadillo, mejor. Y el queso cheddar, que sea curado a ser posible, o por lo menos que sea un buen cheddar, qué menos que eso, que para eso es su único ingrediente. 

Continúa leyendo nuestras recetas...