Revista Mía

Claves para preparar el mejor sándwich mixto

No falta en las cartas y restaurantes de todo el mundo, puedes tomarlo como plato principal o como merienda rápida. Pero, ¿cuáles son las claves para preparar el sándwich mixto perfecto?

El sándwich se ha convertido en los últimos años en uno de los tentempiés más habituales y consumidos de todo el mundo, por su sencilla preparación y porque gusta a todos.
El origen del sándwich se remonta al año 1792, cuando John Montagu, IV conde de Sandwich, estaba inmerso en un juego de mesa con unos amigos y pidió a sus sirvientes un picoteo rápido para mitigar el hambre y para que no se le mancharan las manos mientras seguía con su entretenimiento. “Tráiganos tocino, huevo y mantequilla colocados en capas dentro de un pan egipcio”. El resultado conquistó a sus invitados tanto como conquista nuestros corazones y, su invención, se atribuye a dicho conde.
En la actualidad la receta original ha evolucionado, especialmente los rellenos, que cada vez son más originales y creativos. Eso sí, nunca falta en las cafeterías y en las cartas de establecimientos de todo el mundo.
Por su parte, el sándwich mixto es la combinación más exitosa, básica, popular y, en apariencia, la más sencilla de elaborar; en la que el pan, el jamón de York o cocido, la mantequilla y el queso son los ingredientes principales.
Este emparedado llegó a España en los años 50, después de que los estadounidenses visitaran Cuba en la primera década del siglo XX. Por entonces se conocía como cubano o mixto, siendo este último el que dio el salto y se expandió por el resto del mundo. Desde ese momento ha servido como comida para niños en los colegios, como especialidad principal de restaurantes de todo el mundo, como comida socorrida de oficina o como almuerzo en tardes de playa y piscina durante el verano.
En la mayor parte de zonas de nuestro país se conoce como “mixto”, mientras que en Cataluña la mayoría se refieren a esta combinación como “bikini”, pero en todas ellas la receta, que ronda de media los 2 euros, triunfa.
Un pan crujiente, el queso fundido y un jamón que no tenga excesiva grasa son los trucos básicos para preparar este clásico. No te pierdas nuestra galería, donde te contamos las claves para conseguir el sándwich mixto perfecto.
tracking