5 ideas para incluir los arándanos en tu dieta

De sabor dulce pero ligeramente ácido, los arándanos son ricos en vitamina C y fibra (¡entre otras!). Son un snack perfecto entre horas, pero también puedes consumirlos en forma de mermelada, en tus creaciones de repostería o incluso recetas saladas. Te damos ideas para que incluyas los arándanos en tu dieta.

¿Te molan los frutos rojos? ¿Eres de las que no pueden vivir sin la mermelada casera de frambuesa, grosella o moras? ¿Te encanta picotear frutos del bosque entre horas? Si la respuesta es afirmativa, posiblemente también te encanten los arándanos. Y es que estas bayas de pequeño tamaño y colores que varían entre el rojo y el azul son todo un must en tu cesta de la compra si lo que buscas es una bomba antioxidante (y rica).

En España también se les conoce como 'ráspano' o 'mirtillo', y son frutos célebres por ser considerados una de las frutas más saludables. Pero, ¿qué las hace tan sumamente beneficiosas para nuestro organismo? Fácil, los arándanos son ricos en carotenoides y antocianinas. Estas últimas son los pigmentos que otorgan a las frutas esos colores rojos tan característicos y les confieren parte de sus propiedades. Y aunque hablemos mucho de los antioxidantes, te recordamos lo que son: compuestos que ayudan a frenar la oxidación de nuestras moléculas y previenen el envejecimiento prematuro

Además, los arándanos favorecen la producción de colágeno, combaten las infecciones (de ahí que sean tan utilizados para prevenir infecciones urinarias), tienen efecto detox, son buenos para nuestra salud ocular... ¡Y apenas contienen calorías y ayudan a regular los niveles de glucosa! Además, podrán encontrarlos fácilmente tanto frescos (son frutos de primavera y verano) como congelados, así que ya no tendrás excusa para no incorporarlos a tus platos. Te damos ideas sobre cómo incluir los arándanos en tu dieta. 

Agua de arándanos

Saludable, fácil de preparar y muy refrescante. ¡Ideal para consumir entre horas o en el desayuno! Existen muchas recetas, pero esta consiste en licuar arándanos rojos junto a unas tazas de agua, zumo de limón y una cucharadita de miel. Se va a convertir en una de tus bebidas predilectas, ¡seguro!

Añádelo a tus bowls

O elabora un delicioso porridge con ellos. Los arándanos son una fruta de textura firme y sabor entre dulce y ácido que combina a la perfección con alimentos cremosos como el yogur, así como otras frutas y frutos secos. Añádelo a tus bowls de desayuno junto a unas frambuesas, nueces de Pecán y mantequilla de cacahuete. Un auténtico combo ganador.

En formato salsa

Las carnes rojas ganarán en sabor si las acompañas de frutos rojos o salsas como esta, preparada con arándanos. Es sencilla de hacer y en Estados Unidos es imprescindible en la cena de Acción de Gracias, y a partir de ahora también lo será en tus platos más elaborados. Además, podrás añadir especias como clavo o canela si quieres darle un toque más original.

Arándanos deshidratados

Los arándanos deshidratados se convertirán en tus mejores amigos si andas buscando un snack saludable y muy saciante. Podrás llevarlos siempre contigo y son fáciles de encontrar (en hipermercados como Mercadona podrás hacerte con ellos fácilmente).

En recetas saladas

Como esta focaccia de arándanos, genial para abrir el apetito o servir como un aperitivo diferente. Incorpóralos a la receta justo antes de meter a hornear y añade unas ramitas de romero. Pero ya te lo advertimos: te vas a hacer adicta a esta receta.

En tus recetas de repostería

Funcionarán especialmente bien en bizcochos, muffins o crumbles. En resumen, cualquier receta que tenga como resultado un bocadito esponjoso y suave. Añade un puñadito a la receta tradicional y ¡a disfrutar!

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo