'Cheesecake' de granada

No sirvas la tarta caliente, pero tampoco demasiado fría. Lo mejor es que esté a temperatura ambiente para que sus sabores se aprecien bien.

Ingredientes:

  • 1 ⁄4 de una taza de almendras molidas
  • 1 ⁄3 de una taza de azúcar
  • 1 ⁄4 de una cucharadita de sal
  • 120 g de mantequilla
  • 8 galletas.

Para el relleno:

  • 800 g de queso crema
  • 80 g de azúcar
  • 1 ⁄2 cucharadita de sal
  • 3 cucharadas de harina
  • 5 huevos
  • 100 ml de nata para montar
  • 1 granada
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 75 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Fruta
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Poner las almendras con el azúcar y la sal en un vaso de batidora eléctrica. Mezclar con un golpe de batidora y agregar las galletas. Triturar. Fundir la mantequilla en el microondas y añadir al vaso de batidora. Triturar bien la mezcla hasta conseguir una masa húmeda.
  2. Cubrir el fondo de un molde redondo con mantequilla o aceite. Estirar la masa de galleta presionando para repartirla bien por toda la superficie. Reservar en el congelador.
  3. Preparar el relleno mezclando el queso crema con el azúcar, la sal y la harina, con la ayuda de unas varillas eléctricas a mínima velocidad, si es posible. Incorporar uno a uno los huevos; mientras, no dejar de mezclar.
  4. Añadir la nata y los granos de la granada. Rellenar el molde que estaba en el congelador. Hornear a 180 °C durante 15 minutos. Luego, bajar la temperatura a 120 °C y dejar cociendo 1 hora más o hasta que esté cuajado por el centro.

¿Sabes cómo elaborar el sirope para tu 'cheesecake'?

El sirope de fresa es el complemento perfecto para cualquier 'cheesecake', ya sea de frambuesa, arándanos, fresa... El sabor no importa, pero lo que sí podemos afirmar es que deben ir siempre de la mano.

Si te has cansado de comprar siropes prefabricados en el supermercado con poco sabor, hoy te damos algunas claves para prepararlo totalmente casero en tu casa. ¡Saca la libreta y apunta!

Para hacer un sirope de fresa exquisito, solo necesitas un kilo de fresas frescas, una taza de agua, una taza de azúcar y el zumo de un limón. Aunque no es muy complicado de elaborar, necesitarás un poco de tiempo.

El sirope de fresa no solo sirve para acompañar las tartas de queso sino que puedes utilizarlo para bizcochos, helados, e incluso, como aderezo para tus ensaladas. El toque frutal aportará un extra a tus platos.

En primer lugar, tienes que lavar bien las fresas para retirar cualquier impureza. Retira las hojas y trocea las piezas en cuatro partes. Ten cuidado de no incluir ninguna parte en mal estado. Reserva en un bol.

A continuación, vierte el agua, azúcar y el zumo de limón en una cazuela a fuego medio y remueve despacio. Cuando comience a hervir tu mezcla, agrega las fresas del bol y remueve con energía. Las fresas tienen que cocinarse durante 45 minutos a fuego medio.

Un paso importante es remover de vez en cuando para retirar la espuma que se forma, mientras se cocina el almíbar. Cuando termine de cocerse, apaga el fuego y retira la mezcla.

Por último, deja enfriar la mezcla y con una batidora o licuadora bate todo hasta formar una pasta. No te olvides de colarlo para que la mezcla quede homogénea y se retire cualquier residuo. ¡Y ya está listo nuestro sirope!

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}