Flor de masa brick con mango

Disfruta del sabor del mango con estas flores de 'brick'. Una receta que nos propone el cocinero Dani García y con la que sorprender a todos en casa.

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Fruta
Vegetarianos

Ingredientes:

  • 6 hojas de masa brick
  • 2 mangos
  • 100 g de mantequilla
  • 4 cucharadas de mermelada de arándanos
  • 20 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de almendras en láminas
  • 1 cucharadita de canela en polvo.

Elaboración:

  1. Derretir 40 g de mantequilla en un cazo.
  2. Cortar 12 redondeles de las hojas de brick.
  3. Untarlos por un lado con la mantequilla derretida y agruparlos de tres en tres.
  4. Poner cada grupo en un molde de 10 cm de diámetro.
  5. Meter en el horno precalentado a 150 ºC durante 10 minutos.
  6. Sacar del horno y desmoldar.
  7. Poner la mermelada en un cazo con 2 cucharadas de agua.
  8. Cocer 2 minutos, colar y dejar enfriar.
  9. Abrir los mangos por la mitad, retirar el hueso y pelarlos.
  10. Formar bolas con la pulpa del mango.
  11. Derretir la mantequilla en una sartén. Incorporar las bolas de mango, espolvorear con el azúcar y rehogar 2 minutos.
  12. Retirar del fuego y dejar enfriar.
  13. Dorar las almendras en una sartén sin grasa
  14. Repartir las bolas de mango y la almendra entre las flores de brick, napar con el coulis de arándanos, espolvorear con canela en polvo y servir.

Más cosas que debes saber sobre el mango:

El mango es una de las frutas más deliciosas que hay. Originaria de Asia, pero cultivada por todo el mundo, tiene muchas propiedades nutricionales beneficiosas para tu salud.

Su contenido en agua (83,46 % por cada 100 gramos) y sus altos índices de fibra convierten al mango en una fruta para combatir tus problemas con las digestiones pesadas y lentas.

A la hora de escoger los mangos, elije aquellos que tengan pequeñas manchas de color marrón café, un indicativo de que han alcanzado la madurez. También pues comprobarlo por medio del olfato: huele el mango a la altura del tallo. El mango perfecto debería de desprender dulzor y toques frutales. Si el mango huele ácido es que está pasado.

Trucos para que este postre te quede perfecto:

Este postre, con el mango como protagonista, es muy original y está delicioso. Estas bolitas de mango se cocinan con mantequilla y azúcar, se acompañan con almendras y un sencillo coulis de frutos rojos y, para terminar, se sirven en unas crujientes flores de masa brick. ¡Un dulce para sorprender!

Se trata de una receta muy sencilla cuya mayor dificultad puede estar a la hora de trabajar las hojas de masa brick. Es muy importante que las guardes bien cerradas en la nevera para que mantengan la hidratación.  A la hora de manipularlas puedes humedecerlas ligeramente para poder manejarlas mejor.

El principal secreto de este plato es contar con un mango de calidad, que esté en su punto exacto de maduración. Su carne tiene que estar tierna, pero lo suficientemente firme para poder hacer las bolitas.

Para conseguir unas bolitas de mango perfectas, puedes usar el clásico sacabolas, un utensilio que encontrarás en cualquier tienda de menaje. Si no tienes uno, puedes hacer cuadraditos sin ningún problema. Lo ideal es que sean todos más o menos del mismo tamaño para que se cocinen por igual.

Para que se puedan apreciar las capas de la masa, asegúrate que el horno esté a la temperatura indicada cuando vayas a hornearlas. 

Cuando lo pruebes, este postre se convertirá en un clásico de tu recetario. ¡Irresistible!

Continúa leyendo nuestras recetas...